miércoles, 10 de diciembre de 2008

The Wicked Witch of the East / La Bruja Malvada del Este

ACTO DOS

ESCENA DOS


BOQ: ¿Necesita otra cosa, Madame?

NESSAROSA: Te pedí que me llamaras Nessarosa, ¿recuerdas?

BOQ: Sí, Madame (sale)

NESSAROSA: Boq…

Se escucha la voz de Elfaba desde dentro de un clóset

ELFABA: (fuera) Bueno, parece que la hermosa sólo se pone más hermosa (Nessarosa grita) mientras la verde sólo se pone más verde.

Nessarosa está asustada y confundida. Elfaba sale del closet.

ELFABA: Perdón ¿Te asusté? Parece que causo ese efecto en las personas. Me alegro de verte.

NESSAROSA: ¿Qué haces aquí?

ELFABA: Pues, no hay lugar como el hogar. Nunca pensé que diría esto, pero necesito la ayuda de nuestro padre. Necesito que se rebele conmigo.

NESSAROSA: Es imposible

ELFABA: No, claro que no. No si tú se lo pides. A ti te hará caso.

NESSAROSA: Padre está muerto

ELFABA: ¿Qué?

NESSAROSA: Murió. Yo gobierno ahora… ¿Y qué esperabas? Después de enterarse de lo que hiciste, cómo nos deshonraste, murió… de vergüenza. Apenado hasta la muerte.

ELFABA: Bien, me alegro. Es mejor así.

NESSAROSA: Eso que dices es muy malvado.

ELFABA: No, es cierto. Ahora somos sólo nosotras. Tú puedes ayudarme, juntas podemos…

NESSAROSA: ¡Elfaba, cállate! En primer lugar, no puedo ayudar a un fugitivo, ¡soy un funcionario no electo! Y ¿por qué debería ayudarte? Vuelas por todo Oz, rescatando Animales que no conoces ¡y ni una sola vez se te ha ocurrido usar tus poderes para salvarme a mí!
Toda mi vida he dependido de ti,
¿cómo crees que se siente eso?
Toda mi vida he dependido de ti
¡y esta odiosa silla con ruedas!
Reuniendo retazos de lástima para levantarlos
y anhelando levantar mis tacones…

ELFABA: ¡Nessa, no existe un hechizo para todo! El poder es misterioso. No es como adornar un par de… espera (saca la Grimería de su bolsa)

NESSAROSA: ¿Qué estas haciendo?

Elfaba lee y comienza a canturrear un hechizo

NESSAROSA: ¿Qué es eso? ¡Ah! ¡Mis zapatos! Se siente como… ¡como si quemaran! ¿Qué le has hecho ha mis zapatos?

Levanta su vestido, mostrando las zapatillas de rubí. Nessarosa intenta levantarse pero cae. Elfaba le ofrece su mano.

NESSAROSA: No, no me ayudes. (se levanta)

ELFABA: Oh, Nessa, por fin…
He hecho algo que hace mucho tiempo debí hacer
y finalmente de estos poderes algo bueno,
finalmente algo bueno…

NESSAROSA: ¡Boq! ¡Boq! ¡Ven rápido!

ELFABA: ¿Boq?

NESSAROSA: ¡Boq! ¡Ven, apúrate!

ELFABA: ¡No! Nessa, entiende ¡nadie puede saber que estoy aquí!

Nessa corre tras el closet cuando Boq entra.

BOQ: ¿Sí, qué pasa, Madame?

ELFABA: Boq…

BOQ: ¿Qué haces aquí? ¡No te acerques!

ELFABA: Boq, soy yo ¡No voy a lastimarte!

BOQ: ¡No! ¡Mientes! ¡Es lo único que saben hacer! ¡Tú y tu hermana! ¡Ella es tan malvada como tú!

ELFABA: ¿De qué estás hablando?

BOQ: Hablo de mi vida. Lo poco que queda de ella. No soy libre de dejar Munchkinland, ninguno de nosotros. Desde que tomó el poder, ha estado quitándonos nuestros derechos a los Munchkins… ¡y no teníamos muchos para empezar! ¿Y, sabes por qué?

Nessarosa se muestra, sentada en su silla.

NESSAROSA: Para mantenerte aquí, conmigo. Pero nada de eso importa ya. Mira

Nessarosa se levanta.

BOQ: (a Elfaba) ¿Tú hiciste esto por ella?

NESSAROSA: ¡Por nosotros dos!

BOQ: Nessa, ¡esto lo cambia todo!

NESSAROSA: Lo sé

BOQ: Oye, Nessa…

NESSAROSA: ¿Qué?

BOQ:
Uh… Nessa, seguro ahora te importaré menos
y no te importará que me vaya de aquí esta noche…

NESSAROSA: ¿Irte?

BOQ: Sí...
Ése baile que habrá esta noche
para anunciar el compromiso de Glinda...

NESSAROSA: ¿Glinda?

BOQ:
¡Sí, Nessa, eso es verdad!
Y tengo que ir hacia ella,
expresarle lo que siento por ella.
Oh, Nessa, perdí mi corazón por Glinda
desde el momento en que la vi.
Tú lo sabes.

NESSAROSA: ¿Perdiste tu corazón? Bueno, ya lo veremos...

ELFABA: Nessa, déjalo ir…

NESSAROSA: ¿Creíste que podrías dejarme aquí plantada?

BOQ: ¡No te me acerques!

NESSAROSA:
Vas a perder tú corazón por mí, ¡eso te lo juro!
Aunque tenga que... que… (ve la Grimería) ¡Embrujarte...!
(comienza a leer) Ah… tum… tah… tae…

ELFABA: ¡Nessa, détente!

BOQ: ¡¿Qué está haciendo?!

ELFABA: No, Nessa, ¡lo estás diciendo todo mal!

Boq se lleva la mano al pecho y comienza a retorcerse y gemir.

ELFABA: ¡Nessa!

NESSAROSA: ¡Boq! ¿Qué pasa?

BOQ: (respirando con dificultad) Mi corazón se siente como si… se encogiera

NESSAROSA: Elfaba, ¡haz algo!

ELFABA: ¡No puedo! ¡No puedes detener un hechizo una vez que lo haz lanzado!

NESSAROSA: ¿Qué hacemos entonces?

Boq se desploma en la silla de Nessa. Elfaba lo empuja detrás del clóset ocultándolo de la vista del público.

NESSAROSA: Elfaba, ¡haz algo!

Elfaba toma la Grimería y comienza a buscar en las páginas.

NESSAROSA: ¡Todo esto es tu culpa! Si no me hubieras enseñado ese horrible libro…

ELFABA: Tengo que encontrar otro hechizo… es lo único que tal vez funcione (va tras del closet y comienza a lanzar el hechizo)

NESSAROSA: (mientras Elfaba canta el hechizo)
¡Sálvalo, por favor!
Sólo sálvalo,
mi pobre Boq, mi dulce, mi valiente;
que no me deje hasta que mi triste vida haya acabado...
Que no me deje sola aquí,
toda sola y sin amor aquí;
sólo la chica en el espejo, ¡sólo ella y yo!
¡La Bruja Malvada del Este!
Nos merecemos la una a la otra...

(Elfaba empuja a la vista la silla, que da la espalda al público. Nessa se limpia las lágrimas y trata de recobrar la compostura)

NESSAROSA: Y bien… ¿qué pasó con su corazón?

ELFABA: Está bien. Ya no lo necesita. Tengo que irme. Tengo asuntos que atender en la Ciudad Esmeralda. Nessa, he hecho por ti todo lo que he podido, pero nunca ha sido suficiente y nunca lo será…

Sale.

NESSAROSA: ¡Elfaba, espera! ¡Elfaba!

Boq despierta.

BOQ: ¿Dónde estoy? ¿Qué me pasó?

NESSAROSA: Nada, Boq, sólo te quedaste dormido y…

Boq se sienta, rechinando. Está hecho de hojalata. Nessarosa grita.

BOQ: ¿Qué cosa? ¿Qué pasa?

Se pone de pie y siente su cuerpo y cara. Cuando se da cuenta de lo que ha pasado, comienza a gritar.

NESSAROSA: ¡No, no fui yo, fue ella! Intenté detenerla.

Boq grita sin control y sale corriendo.

NESSAROSA: ¡Boq, escucha por favor! ¡Fue Elfaba! ¡Boq! ¡Fue Elfaba!


domingo, 23 de noviembre de 2008

Thank Goodness / Gracias a la Bondad

ACTO SEGUNDO

ESCENA UNO


Han transcurrido un par de años. Las cosas han cambiado: ahora Glinda es una respetada figura pública de Oz, la Bruja Buena del Norte; Fiyero es el Capitán de la Guardia del Mago; Nessarosa es la gobernadora de Munchkinland y Boq es su secretario. En cambio, Elfaba vive como fugitiva y por todo Oz es conocida como la Bruja Malvada del Oeste.

OZIANOS:
Cada día la maldad, cada día el terror crece,
todo Oz está siempre en alerta.
Así es siempre con la malvada,
llevando miedo adonde sea que vaya,
¡buscando nuevas víctimas a quienes lastimar!

OZIANA:
Como un terrible tornado verde,
vuela por todo el país...

OZIANO: Difamando a nuestro pobre Mago

OZIANOS:
Con sus calumnias y mentiras ¡Miente!
¡Sálvennos de la malvada!
¡Escúdennos para no ser encantados!
¡Adviértannos! ¿Dónde atacará ahora?
¿Dónde atacará ahora?
¿Donde atacará ahora...?

Glinda, Fiyero y Morrible aparecen arriba, sobre un podium

GLINDA: Compatriotas Ozianos, por más terrorizante que nuestro terror sea, pongamos a un lado nuestro pánico por este único día... ¡...y celebremos!
¡Oh qué celebración tendremos hoy!

OZIANOS: ¡Gracias a la Bondad!

GLINDA: ¡Tengamos una celebración al estilo Glinda!

OZIANOS: ¡Gracias a la Bondad!

MORRIBLE: Finalmente un día que es totalmente libre de Bruja Malvada

TODOS: No podríamos ser más felices, ¡gracias a la Bondad!

MORRIBLE: Y gracias a la Bondad por ti, Glinda, y por tu guapo novio, nuestro nuevo Capitán de la Guardia. (a Fiyero) Usted está al mando de la caza a la Bruja Malvada, ¿verdad?

FIYERO: En realidad no. Pero no me gusta pensar en ella como una Bruja Malvada.

MORRIBLE: Capitán, ¿cómo se siente?

FIYERO: Frustrante… pero me convertí en Capitán de la Guardia para encontrarla, ¡y seguiré buscando!

MORRIBLE: No, ¡estar comprometido!

OZIANOS: ¡Felicidades!

FIYERO: (a Glinda, confundido) ¿Es una fiesta de compromiso?

GLINDA: ¿Sorprendido?

FIYERO: ¡Sí!

GLINDA: ¡Bien! Esperábamos que lo estuvieras… el Mago y yo.
No podríamos estar más felices,
¿verdad, querido?
No podríamos estar más felices;
justo aquí
mira lo que encontramos,
nuestro complot de cuento de hadas,
nuestro propio final feliz
en el que no podríamos ser más felices,
¿verdad, querido?
No podríamos ser más felices
y estamos felices de compartir
nuestra terminada soltería ¡con todos ustedes!
Él no podría verse más guapo,
yo no podría sentirme más humilde,
los dos no podríamos ser más felices
porque feliz es lo que pasa
cuando todos tus sueños se hacen realidad...

MORRIBLE: Y Glinda, querida, ¡nosotros estamos felices por ustedes! Como Secretaria de Prensa, me he apresurado a asegurar que todo Oz conozca la historia de tu valoría. Lo recuerdo claramente...
El día que fuiste por primera vez convocada
a una audiencia con Oz,
y aunque él no te dijo por qué en un principio,
cuando te inclinaste frente a su trono
él decreto que fueras conocida
como Glinda la Buena ¡oficialmente!

FIYERO: (a Glinda) Así no fue como me lo describiste

GLINDA: Oh, no, no exactamente, pero (susurrando) Hablaremos de eso después

MORRIBLE:
Entonces, con un grito de celos,
la Bruja Malvada salió del incógnito
¡donde se había escondido subrepticiamente!
(murmullos entre la multitud)

OZIANA 1:
¡He oído que tiene un ojo extra
que siempre está despierto!

OZIANA 2:
¡He oído que puede quitarse la piel
tan fácil como una serpiente!

OZIANA 3:
¡He oído que algunos Animales rebeldes
le dan comida y refugio!

OZIANO:
¡He oído que su alma es tan impura
que el agua pura la derrite!

FIYERO: ¿Qué?

OZIANOS:
¡Derretirla!
¡Por favor, alguien vaya a derretirla!

FIYERO: ¿Oíste eso? ¡¿El agua la derrite?! La gente tiene la cabeza tan vacía que se creería cualquier cosa

GLINDA: ¡Discúlpennos un momentito!

Fiyero y ella hablan aparte.

FIYERO: No puedo quedarme ahí parado y sonreír ¡fingiendo que estoy de acuerdo con todo esto!

GLINDA: ¿Crees que a mí me gusta oírlos decir todas esas cosas horribles de ella? ¡Lo odio!

FIYERO: ¿Entonces que haces aquí? ¡Vámonos, vámonos de aquí!

GLINDA: No podemos irnos ahora, cuando la gente espera que nosotros los animemos.

FIYERO: No puedes irte porque no puedes resistirte a esto. Y esa es la verdad

GLINDA: Tal vez no puedo ¿Es eso tan malo? ¿Quién podría resistirlo?

FIYERO: Tú sabes quien podría… quién lo ha hecho.

GLINDA: Fiyero, también la extraño, pero no podemos dejar de vivir. Nadie la ha buscado con más esfuerzo que tú. Pero, ¿no lo ves? Ella no quiere que la encuentres. Tenemos que aceptarlo.

FIYERO: Tienes razón. Perdón, tienes razón. Y si eso te hará feliz, claro que me casaré contigo…

GLINDA: Pero también te hará feliz a ti, ¿verdad?

FIYERO: (amargo) Ya me conoces… siempre estoy feliz (sale)

GLINDA: ¡Fiyero! (notando que los demás la miran) Oh… Sí, gracias queridísimo. Ha ido a traerme un refresco, es tan considerado conmigo…
Por eso yo no podría ser más feliz;
no, no podría ser más feliz,
aunque es, lo admito, una mínima parte
distinto a lo que yo pensaba,
pero yo no podría ser más feliz,
simplemente
no podría ser más feliz...
Bueno, no simplemente...
Porque conseguir tus sueños, es extraño,
pero parece un poco, pues, complicado...
Hay una especie de clase de... costo...
hay un par de cosas que se... pierden...
¡Hay puentes que cruzas
que no sabías que cruzarías hasta que los cruzaste!
Y si esa alegría, ese deleite
no deleita como creíste que lo haría... aún así...
con este perfecto final,
las aclamaciones y el entusiasmo,
¿quién no podría ser más feliz?
Así que yo no podría ser más feliz
porque feliz es lo que pasa
cuando tus sueños se hacen realidad...
¿bueno, no es así?
¡Feliz es lo que pasa
cuando tus sueños se hacen realidad!

OZIANOS: ¡Te amamos, Glinda, si podemos ser tan francos!

GLINDA: ¡Gracias a la Bondad!

OZIANOS:
¡Por toda esta alegría sabemos a quién agradecer!
¡Gracias a la Bondad!
Eso significa el Mago, Glinda…

GLINDA: ¡Y mi prometido!

OZIANOS:
Ellos no podrían ser más buenos,
ella no podría ser más adorable,
¡no podríamos ser más suertudos!

GLINDA: Yo no podría ser más feliz

OZIANOS: ¡Gracias a la Bondad!

TODOS:
¡Por hoy!
¡Gracias a la Bondad por hoy!


Defying Gravity / Desafiando la Gravedad

ACTO UNO

ESCENA OCHO


Aunque la intención de Elfaba es advertir al Mago de lo que sucede con los Animales de Oz, este le indica que antes deberá probar su valor. Dicho esto, Madame Morrible (la nueva Secretaria de Prensa) entra al salón, llevando un antiguo libro de hechizos: la Grimería. Le entrega el libro a Elfaba y el Mago le indica que realice un Hechizo de Levitación para su mono Chistery. Elfaba lo hace y no sólo a Chistery le brotan alas, sino a toda una multitud de monos que el Mago mantiene enjaulados.
Cuando Elfaba se da cuenta de que los monos servirán como espías, se da cuenta también de que el Mago no tiene ningún poder verdadero y de que planea a usarla a ella como herramienta para legitimar su gobierno en Oz. Todo era una trampa.
Horrorizada, Elfaba huye del Mago y Glinda va tras ella. El Mago y Morrible deciden que no pueden dejar ir a la chica, pues sabe demasiado.





ESCENA NUEVE

Elfaba, huyendo, ha llegado a un ático. Siguiéndola, Glinda le reclama su tonta actitud. En este momento (finalizando el primer acto del musical) Elfaba decide que ha llegado el momento de seguir su propio camino, de defender lo que cree... y de enfrentarse al Mago.


GLINDA: Elfaba, ¿por qué no pudiste mantener la calma para variar, en vez de armar un alboroto?
¡Ojalá estés contenta! ¡Ojalá ya estés contenta!
¡Ojalá te alegre como has herido tu causa por siempre!
¡Espero que creas que eres muy lista!

ELFABA:
¡Ojalá tú estés contenta! ¡Ojalá estés contenta también!
¡Espero que te enorgullezcas de como te humillas en sumisión
para alimentar tu propia ambición!

AMBAS:
Así que, aunque no me imagino cómo,
¡Espero que estés contenta justo ahora...!

MORRIBLE: (apareciendo arriba) Ciudadanos de Oz, hay un enemigo que debe ser hallado y capturado. No crean nada de lo que dice. Es malvada. Es responsible por la mutilación de estos pobres ¡inocentes monos! Su piel verde es apenas una manifestación exterior de su naturaleza torcida. Esta distorsión… esta repulsión… esa… ¡Bruja Malvada!

La escena vuelve a Elfaba y Glinda

GLINDA: No tengas miedo…

ELFABA: No tengo. Es el Mago el que debería tenerlo… ¡de mí!

GLINDA: Elfie, escúchame, di que lo sientes antes de que sea tarde.
Aún puedes estar con el Mago,
por lo que has trabajado y esperado;
puedes tener todo lo que siempre quisiste...

ELFABA:
Lo sé. Pero no lo quiero... ¡No! No puedo quererlo ya.
Algo ha cambiado dentro de mí,
algo no es lo mismo,
estoy cansada de jugar
según las reglas del juego de alguien más;
muy tarde para repensarlo,
muy tarde para volver a dormir,
es tiempo de confiar en mis instintos,
cerrar mis ojos... y lanzarme.

Es hora de intentar desafiar la Gravedad,
creo que intentaré desafiar la Gravedad
y no puedes hacerme bajar.

GLINDA:
¿No puedo hacerte entender
que tienes delirios de grandeza?

ELFABA:
Estoy cansada de aceptar límites
porque alguien dice que lo son,
algunas cosas no puedo cambiarlas
¡pero hasta que no lo intente, nunca lo sabré!
Por mucho tiempo he temido
perder un amor que supongo había perdido;
¡pues, si eso es amor,
viene a un precio demasiado alto!

Más pronto lograré desafiar la Gravedad,
dame un beso y adiós, voy a desafiar la Gravedad
y no puedes hacerme bajar.

Los guardias del Mago golpean la puerta cerrada

GUARDIA: ¡Abran la puerta en nombre de la suprema Oznedad!

ELFABA: (arrodillándose y leyendo la Grimería) Ahven tatey aven tatey aven
Ah may ah tay atum
¡Ah may ah tah tay may tu se say ta!

GLINDA: (mientras Elfaba lee) ¿Qué haces? ¡Alto! Es lo que comenzó todo este desastre… ¡ése horrible Hechizo de Levitación! ¡Para!

Elfaba deja de leer. Pausa.

GLINDA: Y… ¿dónde están tus alas? Tal vez no eres tan poderosa como creías

Una escoba flota a través del cuarto hacia Elfaba

ELFABA: Te lo dije Glinda… te lo dije, ¿o no?

Los guardias continúan golpeando la puerta

ELFABA: ¡Anda! ¡Súbete!

GLINDA: ¿Qué?

ELFABA: Ven conmigo, piensa en lo que podemos hacer… juntas.
Sin límite, juntas somos ilimitadas,
juntas seremos el más grande equipo que hubo jamás, Glinda;
los sueños como los planeamos...

GLINDA: Si juntas trabajamos…

AMBAS:
No hay lucha que no podamos ganar
sólo tú y yo, desafiando la Gravedad;
contigo y yo, desafiando la Gravedad...

ELFABA: …nunca nos harán bajar... ¿Y bien? ¿Vienes?

GLINDA: Elfie, estás temblando… toma, tápate con esto… (la envuelve con una capa negra) Ojalá estés contenta, ahora que escojes esto

ELFABA: También tú. Espero te traiga dicha.

AMBAS:
En serio espero que lo consigas
y que no vivas para arrepentirte
ojalá estés contenta hasta el fin
ojalá estés contenta... mi amiga...

Elfaba huye. Los guardias logran entrar

GUARDIA: ¡Allí está! ¡No la dejen escapar!

Atrapan a Glinda

GLINDA: ¡Por Oz! ¡Suéltenme! ¿Me oyen? ¡Déjenme ir!

ELFABA: ¡No es ella! Ella no tiene nada que ver ¡Es a mí a quien buscan! ¡Soy yo! ¡Soy yo!
(se eleva al centro del escenario, sosteniendo su escoba)



ELFABA: Así que, si les importa encontrarme, busquen en el cielo del Oeste;
como alguien me dijo recientemente:
¡todos merecemos la oportunidad de volar!
Y, si estoy volando sola, al menos estoy volando libre,
a aquellos que me buscan llévenles un mensaje de mi parte:

Díganles cómo estoy desafiando la Gravedad!
Estoy volando alto, desafiando la Gravedad,
y pronto los igualaré en renombre...
Y nadie en todo Oz,
ningún Mago que haya o fue,
¡nunca jamás me hará bajar!

GLINDA: ¡Ojalá estés contenta!

OZIANOS: (entrando y señalándola) ¡Mírela! ¡Es malvada! ¡Atrápenla!

ELFABA: ¡Hacerme bajar!

OZIANOS: ¡Nadie llora al malvado, así que debemos hacerla...!

ELFABA: ¡Oh!

OZIANOS: ¡...bajar!

A sentimental man / Un hombre sentimental

ACTO UNO

ESCENA NUEVE

Elfaba y Galinda son conducidas al salón del trono del Mago. Ahí les sale al paso una gigantesca y monstruosa cabeza que exhala humo... detrás de la cual sale un pequeño hombrecito, un hombre mayor que no se ve en absoluto amenazador. Él es el verdadero Mago de Oz, quien explica a las muchachas que la gente espera ese tipo de cosas y que él lo único que desea es hacer a la gente feliz.

MAGO:
Yo soy un hombre sentimental
que siempre anheló ser padre,
por eso hago todo lo que puedo
por tratar a cada ciudadano de Oz como hijo o hija,
así que, Elfaba, quisiera llevarte a lo más alto,
pues creo que ¡todos merecen una oportunidad de volar!
Y ayudarte a ti en tu ascenso
me permite sentirme tan paternal,
porque yo soy un hombre sentimental.

One short day / Un día corto

ACTO UNO

ESCENA OCHO


Amenaza con llover. Morrible entra y se acerca a Elfaba para notifcarle que ha escrito al Mago y que este ha respondido solicitando que la chica vaya a su presencia. Preocupada porque Elfaba se moje, Madame Morrible agita las manos y sale el sol (el clima es su especialidad)
En la estación, mientras Elfaba se prepara para ir a la Ciudad Esmeralda, Nessarosa aparece orgullosa de su hermana y da un par de consejos a Elfaba. Una vez que Boq se ha llevado a Nessa, Galinda le confiesa a su amiga lo enamorada que está de Fiyero y lo cambiado que lo nota desde que el Dr. Dillamond se marchó. Como por invocación, Fiyero se aparece para despedirse de Elfaba y desearle buena suerte. Al sentirse excluida, Galinda anuncia solemnemente que, como muestra de su indignación por lo ocurrido al Dr. Dillamond y dado que la Cabra tenía su manera peculiar de pronunciar su nombre, desde ahora se cambiará el nombre a Glinda.
Fiyero se marcha y Glinda se muestra desconsolada por la manera en la que el joven a cambiado y por el hecho de que ahora apenas parezca interesarse en ella. Para animarla, Elfaba le propone que la acompañe a la Ciudad Esmeralda.

ELFABA: Ven conmigo

GLINDA: ¿Adónde?

ELFABA: A la Ciudad Esmeralda

GLINDA: ¿En serio?

OZIANOS: (fuera) Un día corto en Ciudad Esmeralda...

GLINDA: (mientras la escena se convierte en la Ciudad) ¡Siempre he querido ver la Ciudad Esmeralda!

OZIANOS: (fuera)
¡Un día corto en Ciudad Esmeralda! (comienzan a entrar)
Un día corto en Ciudad Esmeralda,
un día corto lleno de tanto por hacer,
por todos lados que busques en la ciudad
habrá algo exquisito que querrás visitar
antes que el día termine.

ELFABA: Hay edificios tan altos como árboles de Quoxwood

GLINDA: ¡Boutiques!

ELFABA: ¡Bibliotecas!

GLINDA: ¡Palacios!

ELFABA: ¡Museos!

AMBAS:
Todo es tan fuerte.
¡Hay maravillas que nunca antes vi!

GLINDA: ¡Todo es grande!

ELFABA: ¡Y todo es verde!

AMBAS:
Creo que encontré un lugar al que pertenecer,
¡yo quiero estar en este hoi polloi!

ELFABA: Así que volveré para bien algún día

GLINDA: Para hacer mi vida y abrirme camino

AMBAS: Pero, por hoy vagaremos y disfrutaremos

OZIANOS:
Un día corto en Ciudad Esmeralda,
un día corto para tener una vida de diversión.
Un día corto...

AMBAS:
Y advertimos a la Ciudad:
ahora que estamos aquí,
sabrán que estuvimos aquí
antes de que el día termine.

GLINDA: ¡Todo el ruido y la acción! ¡Es tan Oz-mopolita! Elfie... ¿Elfie? ¡Vamos! ¡Llegaremos tarde a Mag-O-Manía!

ELFABA: Quiero recordar este momento, siempre: nadie señala, nadie me observa... por primera vez, estoy donde pertenezco.

GLINDA: Te ves positivamente... ¡esmeralda!

Las luces bajan y el Musical Mag-O-Manía comienza

CORO DE MAG-O-MANÍA:
¿Quién es el Mago cuyo mayor
itinerario es hacer a todo Oz más feliz?
¿Quién es el Sabio que sabiamente
zarpó para salvar a nuestros posteriores?
¿Quién es aquél cuyo entusiasmo por globos de aire
nos tiene a todos en la luna?
¿Quién? ¿Acaso no es maravilloso
nuestro Mágico Mago?

GLINDA & ELFABA:
*Un día corto en Ciudad Esmeralda,
un día corto para tener una vida de diversión.*

CORO:
*¿Quién es el Mago cuyo mayor
itinerario es hacer a todo Oz más feliz?
¿Quién es el Sabio que sabiamente
zarpó para salvar a nuestros posteriores?*

TODOS: ¡Qué manera de ir viendo la Ciudad!

ELFABA & GLINDA:
Donde rondan tantos...
lo llamaremos nuestro hogar
y entonces, como ahora, podremos decir
que somos sólo dos amigas...

ELFABA: Dos buenas amigas...

GLINDA: Dos mejores amigas...

TODOS: ¡Compartiendo un maravilloso, un corto...!

OFICIAL: ¡El Mago las verá ahora!

TODOS: ¡…día!

I'm not that girl / Yo no soy esa chica

ACTO UNO

ESCENA SEIS

Elfaba llega a clase del Dr. Dillamond cambiada, lo que llama la atención de Fiyero quien se sorprende de que la chica se haya 'Galindizado'. Antes de que Elfaba pueda responder, el Dr. Dillamond llega al salón para comunicarle a sus alumnos que tiene que marcharse de Shiz: sea lo que sea que las autoridades de Oz están haciendo contra los animales ha llegado ahora a la Universidad. Antes de marcharse, el Dr. Dillamond advierte a sus estudiantes que no les están contando la historia completa, que mantengan los ojos abiertos.
Mientras un par de científicos se llevan arrastrando a la Cabra, Elfaba protesta pero nadie la sigue. El suplente llega y trae consigo una novedad: una jaula. Dentro de esta jaula trae un cachorro de León, que se encuentra totalmente aterrado. Mientras los demás estudiantes observan los 'experimentos' que hace el profesor con el león, Elfaba hace algo... y todos los demás comienzan a moverse sin control, como hechizados, todos menos Fiyero.
Elfaba y Fiyero huyen del salón, llevando consigo al cachorro.

ESCENA SIETE
Una vez fuera del campus, en los bosques, Elfaba y Fiyero buscan un lugar donde liberar a salvo al León. A solas, Fiyero y Elfaba conversan por primera vez. Fiyero descubre que Elfaba defiende lo que cree y Elfaba descubre que Fiyero no es ningún idiota. Por primera vez en su despreocupada vida, Fiyero piensa en algo más que en divertirse.
Fiyero se lleva al cachorro y Elfaba se queda sola.

ELFABA: Fiyero...
Las manos se tocan, los ojos se encuentran,
súbito silencio, súbito calor,
los corazones saltan en un torbellino que marea;
él podría ser ése chico
pero yo no soy esa chica.

No sueñes muy lejos,
no pierdas de vista quién eres,
no recuerdes esa marea de alegría;
él podría ser ése chico
pero yo no soy ésa chica.

Cada cierto tiempo añoramos por robar
de la tierra de aquello-que-pudo-haber-sido,
pero eso no suaviza el dolor que sentimos
cuando la realidad vuelve.

Radiante sonrisa, perfectos miembros,
ella es triunfadora, ella lo gana a él,
dorado cabello con gentiles rizos,
esa es la chica que él escogió
y el Cielo sabe
que no soy esa chica.

Sobre un puente, bajo el cual camina Elfaba, aparecen Fiyero y Galinda caminando del brazo. A la mitad del puente se detienen y se besan.

No desees, no comiences,
desear sólo hiere al corazón;
yo no nací para la rosa y perlas...
conozco a una chica,
¡él la ama tanto...!
Ésa chica no soy yo...

Popular

ACTO UNO

ESCENA CINCO

Después de que Elfaba consiguiera un lugar en el seminario de Hechicería para Galinda, la rubia belleza ha decidido ser más amable con la chica verde. Ya en su dormitorio, Galinda y Elfaba se disponen a compartir secretos. Galinda le comunica que va a casarse con Fiyero... aunque él todavía no lo sabe. Cuando llega el turno de Elfaba, Galinda le pide que le explique por qué duerme con una botella verde bajo su almohada, ella sólo le responde que era de su madre; cuando Galinda insiste en escuchar un secreto, Elfaba confiesa que su padre la odia. La historia es la siguiente: cuando Nessarosa venía en camino, Frex tenía miedo de que la bebé naciera verde como Elfaba, así que hizo a Melena comer flores de leche día y noche, lo que provocó que Nessarosa naciera prematura y con piernas débiles y que Melena muriera en el parto. Tras escuchar esto, Galinda decide hacer de Elfaba una nueva chica.

GALINDA: Elfie… ahora que somos amigas, he decidido ¡convertirte en mi nuevo proyecto!

ELFABA: En serio no tienes que hacerlo

GALINDA: Ya sé... es lo que me hace tan linda
Cada vez que veo a alguien menos afortunado que yo,
-y aceptémoslo... ¿quién no es menos afortunado que yo?-
mi tierno corazón comienza a sangrar,
y cuando alguien necesita un cambio de look,
yo simplemente debo encargarme;
yo sé, yo sé exactamente lo que necesitan.
Y aún en tu caso...
aunque es el caso más difícil al que me he enfrentado,
no te preocupes, estoy determinada a triunfar,
sígue mi ejemplo y sí, sin duda tú serás...

¡Popular!
Tú vas a ser popular,
te enseñaré las poses adecuadas cuando hablas con los chicos,
las maneras de coquetear y conquistar (grita)te mostraré qué zapatos usar, cómo arreglar tu cabello,
todo lo que en verdad necesitas para ser

popular,
yo sé sobre ser popular,
y, con ayuda de mi parte para ser quien serás
en lugar del tétrico quien fuiste... bueno, eres;
no hay nada que pueda detenerte en convertirte populer... ¡lar!

La la la la, ¡vamos a hacerte po-pu-lar!

Cuando veo criaturas deprimentes
con facciones no tan malas,
les recuerdo por su propio bien que piensen
en célebres cabezas de Estado
o especialmente grandes comunicadores,
¿tenían cerebro o sabiduría?
¡No me hagas reír!

¡Eran populares!
¡Por favor!, todo es por ser popular;
no es por aptitud, es por cómo te ves
así que es muy astuto ser
muy muy popular, como yo.

ELFABA: Esto no va a funcionar

GALINDA: Oh, Elfie, ¡no pienses así nunca más! Tu vida entera va a cambiar... ¡y todo gracias a mí! Ok, levántate... ¡Y yo convertiré tu vestido en un hermoso traje de noche! De pie (levanta su varita y la agita) ¡Traje de noche! (no pasa nada, así que lo hace de nuevo) ¡Traje de noche! (sigue sin pasar nada, golpea la varita en la cama) ¿Esta cosa está encendida?

ELFABA: ¿Quieres que yo lo intente?

GALINDA: No, ¡yo lo hago! (tira la varita) Oh, sigue usando el vestido… ¡es lindo! Ahora, te mostraré cómo jugar con tu cabello: flip flip (le muestra, moviendo la cabeza) O puedes usar tu mano (le muestra) O, puedes usar todo tu cuerpo (se tira en la cama, da un gritito) Ahora, para el toque final (se quita una flor del cabello y se la pone a Elfaba) Vaya, Señorita Elfaba... ¡mírate! Eres hermosa (le da el espejo)

ELFABA: (después de verse en el espejo) Yo... tengo que irme

Sale

GALINDA: ¡De nada! (se admira en el espejo y sonríe)
Y, aunque protestes tu desinterés,
sé que, clandestinamente
¡vas a sonreír y soportar,
tu nueva popularidad! (gritito)
La la la la, ¡serás popular!
¡Aunque no tan popular como yo!


Dancing through life / Bailando por la vida

ESCENA CUATRO



Los estudiantes disfrutan del día en los jardines de Shiz. Boq trata de llamar la atención de la bella Galinda para confesarle sus sentimientos cuando llega un elegante carro. En él viaja el guapo y despreocupado príncipe Fiyero, heredero al trono de los winkies, acompañado por su sirviente Avaric. De inmediato Galinda se siente atraída por él, lo opuesto le ocurre a Elfaba quien desprecia la falta de seriedad del joven príncipe. Todo Shiz se estremece con la llegada de Fiyero y su curiosa filosofía de la vida.


FIYERO:
El problema con las escuelas es
que siempre tratan de enseñarnos la lección equivocada,
créanme, ¡me han corrido de suficientes escuelas para saberlo!
Quieren que nos volvamos menos banales, menos vacíos,
pero yo digo ¿por qué facilitar la llegada del estrés?
Basta de estudiar lecciones
y aprendan a vivir la vida sin examen...
Bailando por la vida, rozando la superficie,
volando donde el pasto es más suave,
la vida es menos dolorosa para los descerebrados,
¿por qué intentar en serio cuando es tan relajante...?
Bailando por la vida, no hace falta complicarte,
cuando puedes sacudírtelo de encima como yo;
nada importa, pero saber que nada importa
es sólo la vida, así que sigan bailando.
Bailando por la vida, meciendo y balanceándote
y manteniéndote siempre tranquilo,
la vida va sin sobresaltos cuando no piensas,
quienes no lo intentan nunca se ven tontos.
Bailando por la vida, sin mente y sin cuidado,
asegúrate de estar donde haya menos problemas,
los lamentos son pasajeros, los golpes son livianos
cuando vas ¡bailando por la vida!
Entonces, ¿cuál es el lugar más alocado del poblado?

GALINDA: ¡Ése seria el Salón de Baile de Ozdust!

FIYERO: ¡Suena perfecto!
Vayamos al Salón de Ozdust,
nos veremos allá en la noche,
podemos bailar hasta el alba,
encontrar a la chica más linda, ¡darle una vuelta!
Justo allá en el Salón de Ozdust,
¡vamos, síganme!
Estarán felices de estar ahí *¡bailando por la vida!*

ESTUDIANTES: Bailando por la vida, allá en el Ozdust

FIYERO: ¡Tan sólo porque a polvo es a lo que volvemos!

ESTUDIANTES & FIYERO: Nada importa, pero saber que nada importa…

FIYERO: …es sólo la…

ESTUDIANTES: …vida

FIYERO: Así que sigan bailando…

BOQ: ¿Señorita Galinda? Espero que guardará al menos un baile para mí. Estaré ahí esperando, a su lado, esperando toda la noche.

GALINDA: Oh, qué amable, Biq.

BOQ: …Boq…

GALINDA: Pero, ¿sabes qué sería aún más amable? (señalando a Nessarosa)
¿Ves a esa chica trágicamente hermosa? ¿La chica de la silla?
Me parece tan injusto que nosotros vayamos de fiesta y ella no;
vaya, sé que alguien sería mi héroe
si ése alguien fuera y la invitara…

BOQ: Pues... tal vez yo podría invitarla

GALINDA: Oh, Biq, ¿en serio? ¿Harías eso por mí?

BOQ: Haría cualquier cosa por usted, Señorita Galinda. (va hacia Nessarosa) Disculpe, ¿Señorita Nessarosa? Hay algo que quisiera pedirle…

FIYERO: (a Galinda) Eres buena

GALINDA: No sé de qué hablas. Pero resulta que estoy libre esta noche, así que...

FIYERO: Así que ¿paso por ti como a las ocho?

GALINDA: Después de todo... Ahora que nos hemos encontrado

AMBOS: ¡Es claro que nos merecemos el uno al otro!

GALINDA: Eres perfecto

FIYERO: Eres perfecta

AMBOS:
Así que somos perfectos juntos,
nacidos para estar por siempre
¡bailando por la vida!


La escena cambia a Elfaba y Nessarosa

ELFABA: ¡Es absurdo! ¡Este bobo niño rico aparece y todos corren a adorarlo en esta reunión socio - cultural!

NESSAROSA: ¡Hasta yo! ¡Yo voy! ¿No es maravilloso? Boq era muy tímido como para pedírmelo al principio, pero una vez que Galinda le dio valor…

ELFABA: ¡¿Galinda?!

NESSAROSA: ¡No te atrevas a decir otra palabra en su contra! Voy a tener la primera noche feliz de mi vida, ¡todo gracias a Galinda!
Por fin, por esta noche
voy a tener una noche de diversión
con este chico munchkin que Galinda encontró para mí
y yo sólo desearía que hubiera
algo que pudiera hacer por ella
para pagarle, Elfaba, mira...
Nos merecemos y Galinda ayudó a que se hiciera realidad,
nos merecemos, yo y Boq...
Por favor, Elfaba, trata de entender...

ELFABA: Lo hago…





La escena cambia a Galinda, Shen Shen y Pfanee. Elfaba permanece del otro lado del escenario.

GALINDA: ¡Ahora debo arreglarme para Fiyero!

Shen Shen saca un sombrero de bruja de una de las cajas de Galinda

PFANEE: Galinda, ¡¿nombre de Oz, qué es esta cosa?!

GALINDA: Oye, haz de cuenta que no lo viste. Mi abue siempre me da los sombreros más horribles. Lo regalaría, pero no hay nadie a quien odie tanto.

SHEN SHEN: ¡Claro que sí!

PFANEE: (señalando a Elfaba) ¡Dáselo a ella y ya!

Todas miran a Elfaba. Galinda se le acerca y se encuentra con ella.

ELFABA: Galinda, escucha, Nessa y yo estábamos hablando de ti justo ahora…

GALINDA: ¡Y yo justo hablaba de ti! Pensé que te gustaría ponerte este sombrero para la fiesta de esta noche (le da el sombrero)
Es bastante... uh... agudo, ¿no lo crees?
Ya sabes, ¡el negro es el rosa de este año!
Se merecen el uno al otro, este sombrero y tú, los dos son tan... ¡listos!
Se merecen el uno al otro, así que ¡toma! desde la bondad de mi corazón.

Galinda sale con sus amigas. Elfaba ríe al ver el sombrero y sale.



El Salón de Baile. Los estudiantes entran y bailan. Al terminar, Boq y Nessarosa aparecen, apenados, tomados de la mano.

NESSAROSA: ¿Qué hay en el ponche?

BOQ: ¡Limones, melones y peras!

NESSAROSA: ¡Oh vaya...!

BOQ: Oye, Nessa…
NESSAROSA: ¿Sí?

BOQ:
Uh, Nessa… Tengo algo que confesarte - la
razón de que, pues, te invitara aquí esta noche.
Verás, ya sé que no es justo…

NESSAROSA: Oh, Boq, yo sé por qué

BOQ: ¿Lo sabes?

NESSAROSA:
Es porque estoy en esta silla
y sentiste lástima por mí...
y bien, ¿no es la verdad?

BOQ: ¡No! Es porque... uh... porque... ¡Porque tú eres tan hermosa!

NESSAROSA:
¡Oh Boq! ¡Creo que eres maravilloso!
Y nos merecemos el uno al otro,
¿no ves que esta es nuestra oportunidad?
Nos merecemos el uno al otro, ¿no es así, Boq?

BOQ: ¿Sabes qué? ¡Vamos a bailar!

NESSAROSA: ¿Qué?

BOQ: ¡Vamos a bailar! (toma a Nessa en brazos y gira con ella, ella ríe)

Los estudiantes bailan a su alrededor.



Finalmente, aparece Madame Horrible y va hacia Galinda. Los demás dejan de bailar.

MORRIBLE: Oh, ¿Señorita Upland?

GALINDA: Madame Horrible… ¿qué está haciendo aquí?

MORRIBLE: Tengo algo para usted (le entrega una vara pequeña)

GALINDA: (sorprendida) ¡Madame! Una varita de entrenamiento… ¿Cómo puedo mostrarle mi gratitutidad?

MORRIBLE: ¡Oh, no me agradezca! Fue idea de su compañera de cuarto, no mía.

GALINDA: ¿Qué? ¿Elfaba?

MORRIBLE: La Señorita Elfaba solicitó que la incluyera a usted en la Clase de Hechicería. Insistió en que la notificara esta misma noche o renunciaría al seminario.

GALINDA: ¿Pero por qué?

MORRIBLE: No tengo idea. Mi idea personal es que usted no tiene lo necesario. Espero que pruebe que me equivoco... aunque lo dudo.

Sale. Fiyero se acerca a Galinda

FIYERO: ¿Qué pasa?

GALINDA: Conseguí lo que quería...

FIYERO: Entonces, ¿cuál es el problema?

GALINDA: Ninguno…

FIYERO: ¡Bien! Vamos a bailar

Comienzan a bailar cuando entra Elfaba. Se detiene cuando los demás estudiantes hacen aspavientos y comentarios por lo que lleva puesto. La gente comienza a reír.

FIYERO: ¿Quién es esa?

GALINDA: Mi compañera... ¡Por favor, no mires!

FIYERO: ¿Cómo evitarlo?

Elfaba oye los comentarios y se quita el sombrero de bruja que trae puesto. Espera, se lo pone otra vez y comienza a bailar. Está sola. No hay música.

FIYERO: Bueno, diré esto: no le importa un pepino lo que opine nadie más.

GALINDA: Claro que le importa, sólo finge que no... me siento terrible...

FIYERO: ¿Por qué? Esto no es tu culpa

GALINDA: Disculpa… (camina hacia Elfaba y carraspea) ¿Te importa si me uno?

Galinda comienza a bailar igual de horrible. Los estudiantes ahora lo aceptan y bailan de nuevo. La música comienza de nuevo.

TODOS:
Bailando por la vida, aquí en el Ozdust,
aunque sea porque al polvo volvemos,
y lo extraño es que tu vida podría terminar por cambiar
¡mientras sigues bailando!

Something bad / Algo malo

ACTO UNO

ESCENA TRES


El odio que Galinda y el resto de los estudiantes sienten por Elfaba se ve alimentado por el hecho de que la chica verde sea brillante, característica que se hace notar en la clase de Historia impartida por el Doctor Dillamond, una Cabra, el único Animal miembro de la Academia, quien tiene un problema para pronunciar correctamente el nombre de Galinda, pronunciando 'Glinda'.
Durante la clase se discute que algo extraño está pasando con los Animales Parlantes de Oz, sutilmente se les ve como a una amenaza y, como para confirmarlo, al dar vuelta al pizarrón, el Dr. Dillamond descubre garabateada la frase: "Animales, mejor verlos sin oírlos". Esto despierta su indignación y despide a la clase, pero Elfaba se queda atrás para hablar con él. Ella comprende lo que es ser tratada mal por ser diferente.


ELFABA: No debería dejar que algo así lo moleste. Digo, a mí siempre me molestan, pero usted no los deje.

DILLAMOND: Oh, Señorita Elfaba, si fuera solo un asunto de palabras en el pizarrón… ¡Pero las cosas que oye uno estos días…! ¡Cosas horribles!
He oído de un Cebú, un profesor de Quox
al que ya no se le permite enseñar
que ha perdido toda capacidad de hablar;
y un Búho de la Roca Munchkin, un vicario con una congregación floreciente,
al que se le prohibió predicar, ¡ahora solo puede graznar!
Sólo rumores, pero aún así es suficiente para dar alarma
a cualquiera con pezuñas de que algo malo está pasando en Oz.

ELFABA: ¿Algo malo pasando en Oz?

DILLAMOND: Bajo la superficie, tras bambalinas, algo maaah… (balando) Perdón. Malo.

ELFABA: Dr. Dillamond, ¿se siente bien? ¿Le traigo un vaso de agua?

DILLAMOND: No… no sé qué me pasó…

ELFABA: ¿Así que dice que hay Animales que, de alguna manera, han perdido la capacidad de hablar? Pero… ¿cómo es eso posible?

DILLAMOND: Pues, con tanta presión, uno no-

Morrible entra

MORRIBLE: Oí que hubo un problema en clase. ¿Está bien, Doctor? Oh, Señorita Elfaba, ¡sigue usted aquí! Pensé que ya estaría en camino a mi seminario.

ELFABA: Sí, Madame, normalmente lo estaría, pero…

MORRIBLE: ¿Pero qué? Espero que no defraude mi confianza. La Magia es una dama muy exigente y, si uno tiene ambición por conocer al Mago… Estoy segura de que el Doctor Dillamond está de acuerdo conmigo

Morrible sale

ELFABA: Mejor me voy. Doctor Dillamond, si algo malo les está pasando a los Animales, alguien debe decirle al Mago. ¡Por eso tenemos un Mago! Para que nada malo…

DILLAMOND: Ojalá tengas razón…

AMBOS: Nada malo de verdad

DILLAMOND: Nada de verdad maaah (balando) Perdón... malo.

ELFABA: No podría pasar aquí, en Oz…

What is this feeling? / ¿Qué es este sentimiento?

ACTO UNO

ESCENA DOS

Elfaba y Galinda escriben a sus padres. Por un ligero malentendido, han sido asignadas a compartir dormitorio, pero las chicas no podrían ser más distintas: mientras Galinda es una hermosa y totalmente a la moda mariposita de sociedad, Elfaba es la seria y poco agraciada rechazada social. Es difícil imaginar de qué lado se pondrán los demás...

GALINDA: Queridísimos, adobados mamita y papachito...

ELFABA: Querido padre…

AMBAS: Ha habido una confusión con las habitaciones aquí en Shiz

ELFABA: Pero por supuesto que cuidaré a Nessa

GALINDA: Pero por supuesto que me repondré a esto

AMBAS:
Porque sé que así habrían/habrías querido que reaccionara. Sí,
ha habido una confusión, pues verán/verás, mi compañera de cuarto es...

GALINDA:
Inusual y en exceso peculiar
y, en resumen, bastante imposible de describir…

ELFABA: Rubia

Tiran las cartas y se miran la una a la otra

GALINDA: ¿Qué es este sentimiento, tan súbito y nuevo...?

ELFABA: ...que sentí en el momento en que mis ojos te vieron?

GALINDA: Mi pulso se acelera…

ELFABA: Mi cabeza da vueltas...

GALINDA: Mi rostro se sonroja…

AMBAS:
¿Qué es este sentimiento?
Ardiente como una flama, ¿tiene nombre acaso? Sí...
¡Odio! ¡Total y auténtico odio!

GALINDA: Por tu cara…

ELFABA: Tu voz…

GALINDA: Tu ropa…

AMBAS:
Digamos solo que ¡lo odio todo!
Cada pequeño detalle, por más pequeño,
me pone la piel de gallina
con simple, definitivo odio,
hay una extraña exhalación
de esta total detestación,
¡es tan pura y tan fuerte!
Aunque sí admito que llegó rápido,
aún así creo que puede durar
y estaré odiando, odiándote ¡por toda mi vida!

ESTUDIANTES: (entrando y rodeando a Galinda)
¡Querida Galinda, tú eres tan buena!
¿Cómo lo soportas? ¡Creo que yo no podría!
¡Es un terror! ¡Es una molestia!
No pretendemos mostrar favoritismos
pero, Galinda, eres una mártir...

GALINDA: Bueno... ¡estas cosas son enviadas para ponernos a prueba!

ESTUDIANTES:
Pobre Galinda, forzada a residir
con alguien tan desagradable,
sólo queremos decirte ¡nosotros estamos de tu parte!
Compartimos tu odio,
(GALINDA & ELFABA: ¿Qué es este sentimiento, tan súbito y nuevo...)
total y auténtico odio
(GALINDA & ELFABA: ...que sentí el momento en que mis ojos te vieron?)
por su cara, su voz, su ropa,
(GALINDA & ELFABA: Mi pulso se acelera, mi cabeza da vueltas...)
sólo digamos que ¡lo odiamos todo!

GALINDA & ELFABA: Oh, ¿qué es este sentimiento?

ESTUDIANTES:
Cada pequeño detalle, por más pequeño,
(GALINDA & ELFABA: ¿Acaso tiene nombre?)
nos pone la piel de gallina.
(GALINDA & ELFABA: Sí...)

TODOS: Ah…

GALINDA & ELFABA: Odio

ESTUDIANTES: ¡Odio!

GALINDA & ELFABA: Hay una extraña exhalación

ESTUDIANTES: ¡Odio!

GALINDA & ELFABA: De esa total detestación

ESTUDIANTES: ¡Odio!

GALINDA & ELFABA: ¡Es tan puro y tan fuerte!

TODOS: ¡Tan fuerte!

GALINDA Y ELFABA:
Aunque sí admito que vino rápido,
aún así creo que puede durar,
y estaré odiándote por-por siempre, (ESTUDIANTES: Odio...)
odiando, verdadera, profundamente (ESTUDIANTES: Odio…)
odiándote (ESTUDIANTES: Odiándote)
¡por toda mi vida!

ESTUDIANTES: Odio, total y completo odio.

ELFABA (saltando detrás de Galinda): ¡Bu!

GALINDA: ¡Ah!

ELFABA: ¡Ja ja ja!


The Wizard and I / El Mago y yo

ACTO UNO

ESCENA UNO

Tras una impresionante demostración de poderes mágicos, Elfaba ha dejado soprendida a Madame Morrible, la directora de Shiz. Así pues, Morrible decide tomar a Elfaba como alumna para su seminario de Hechicería y no tomar ningún otro alumno; lo que a su vez es un gran inconveniente para Galinda, quien asiste a Shiz con el único propósito de estudiar Hechicería bajo la tutela de Morrible.
Por primera vez en su vida Elfaba se siente motivada, y se propone dar su mejor esfuerzo para convertirse en hechicera y poder, eventualmente, conocer al Mago de Oz.

MORRIBLE: Oh, Señorita Elfaba
Muchos años he esperado
a que un don como el suyo apreciera.
¡Hasta predigo que el Mago la podría convertir en su
Gran Visir de Magia! Mi querida, mi querida,
escribiré de inmediato al Mago,
le diré de usted por adelantado;
con un talento como el suyo, querida, hay una oportunidad definitiva,
si trabaja como es debido, estará haciendo bien... (va hacia afuera)

GALINDA: Madame Morrible…

MORRIBLE: No, ahora no queridita. (sale)

GALINDA: Esto sólo me hará mejor persona. (con una sonrisa tonta sale)


ELFABA:
¿En verdad ha pasado esto? ¿En realidad entendí?
¿Esta extraña peculiaridad que he tratado de eliminar o esconder
es un talento que puede ayudarme a conocer al Mago?
Si es que hago bien, así que haré bien...

Cuando conozca al Mago,
cuando haya probado mi valor,
y entonces conoceré al Mago,
lo que he esperado desde... ¡desde que nací!
Y con toda su Mágica sabiduría,
no lo cegará mi apariencia,
¿acaso creen que el Mago es tonto?
¿o como los Munchkins, de mentalidad pequeña? ¡No!
Él me dirá: "Yo veo quién eres en verdad,
¡una chica en la que puedo confiar!"
Y así es como empezaremos, el Mago y yo.

Algunos estudiantes entran, miran a Elfaba y salen corriendo, burlándose.

Cuando esté con el Mago
toda mi vida cambiará,
pues, cuando estás con el Mago
nadie piensa que eres extraño;
ningún padre no está orgulloso de ti,
ninguna hermana actúa avergonzada,
y todo Oz debe amarte
cuando por el Mago eres aclamada.
Y de este don o maldición que tengo dentro de mí,
tal vez por fin sabré el por qué
cuando estemos mano con mano, el Mago y yo.

Y un día él me dirá: "Elfaba,
una chica que es tan superior,
¿acaso una chica que es tan buena por dentro
no debería tener un exterior que combine?
Y dado que algunos tipos, a un grado absurdo,
se sienten extrañados por tu verdosidad,
¿te parecería bien si yo te des-verdizara?"
Y, claro que eso no es importante para mí,
"Claro, ¿por qué no?" le responderé.
¡Oh, qué par seremos, el Mago y yo!
¡Sí! ¡Qué par seremos, el Mago y...!

Ilimitado, mi futuro es ilimitado
y recién tuve una visión casi como una profecía,
ya sé que suena en verdad loco,
y cierto, la visión no es clara,
pero juro que algún día habrá
¡una celebración por todo Oz que será por mí!

Y estaré ahí junto al Mago,
sintiendo cosas que jamás he sentido,
y, aunque jamás lo mostraría,
estaré tan contenta ¡que me podría... derretir!
Y será así por el resto de mi vida
¡y no querré nada más hasta que muera!
Tenida en tan alta estima,
cuando la gente me vea, gritará
por la mitad del equipo favorito de Oz:
¡el Mago y yo!


Dear Old Shiz / Querida y Vieja Shiz

PRIMER ACTO

ESCENA 1



Glinda nos remonta a unos años atrás, cuando estudiaba en la Universidad de Shiz, cuando aún se hacía llamar Galinda. Entre sus compañeros de escuela están el tierno munchkin Boq, las jóvenes, bellas y tontas gillikinesas Shen Shen y Pfanee, y otra multitud variopinta de todo Oz, incluyendo a las hijas de Gobernador de Munchkinland: la bella Nessarosa y la extraña Elfaba. Todos observan a Elfaba extrañados... tal vez por el hecho de que es verde.



ESTUDIANTES:
Oh, santos pasillos y paredes cubiertas de vid, el sitio más orgulloso que hay.
Cuando gris y polvoso nuestro cabello se haya tornado,
aún reverenciaremos las lecciones aprendidas
en nuestros días en la vieja y querida Shiz (querida vieja Shiz)
nuestros días en la vieja y querida…


GALINDA (entra en una carreta llena de equipaje): Vieja…


TODOS: Shizzz (Querida vieja Shizzz)




No one mourns the wicked / Nadie llora al malvado

PRÓLOGO
La historia comienza con un humo llenando el escenario, el Reloj del Dragón del Tiempo corriendo frenéticamente, el sombrero de la Bruja Malvada del Oeste en el suelo y los Ozianos llegando felices a celebrar y correr la noticia de que la Bruja ha muerto.

OZIANOS:
¡Buenas noticias! ¡Ha muerto!
La Bruja del Oeste está muerta,
la bruja más mala que jamás ha habido,
la enemiga de todos aquí en Oz ¡está muerta!
¡Buenas noticias ¡Buenas noticias!

OZIANO: ¡Miren! ¡Es Glinda!

Glinda llega flotando en una burbuja gigante

GLINDA: Es bueno verme, ¿no? (los ozianos asienten) No hace falta que respondan, era una pregunta retórica. Estimados Ozianos:
Hay que estar contentos, hay que estar agradecidos,
hay que alegrarnos de que la bondad pudo vencer
las malvadas obras de ya saben quién.
¿No es lindo saber que el bien triunfará sobre el mal?
La verdad en que todos creemos seguirá hoy y siempre
más allá de las mentiras
para ti y para...

OZIANO: ¡Glinda! ¿Exactamente qué tan muerta está?

GLINDA: Bueno, ha habido muchos rumores y especulación… innuendo, outuendo… pero déjenme revisar el expediente. Según el Reloj del Dragón del Tiempo, la derretida comenzó a la hora 13; resultado directo de una cubeta de agua tirada por una niña. Sí, ¡la Bruja Malvada del Oeste ha muerto!

OZIANO 1: ¡Nadie llora al malvado!

OZIANO 2: Nadie se lamenta: "¡No volverá!"

OZIANO 3: ¡Nadie deja flores en su tumba!

OZIANO: ¡El buen hombre detesta al malvado!

OZIANA: Con su ejemplo nuestros niños aprenden…

OZIANO 4: ¡...lo que perdemos cuando nos portamos mal!

GLINDA:
Y la Bondad sabe que las vidas de los malvados son solitarias,
la Bondad sabe que los malvados mueren solos,
eso solo demuestra que cuando eres malvado te quedas siempre solo.

OZIANOS:
Sí, la Bondad sabe que la vida de los malvados es solitaria,
la Bondad sabe que los malvados lloran solos,
nada crece para los malvados, segan solo
lo que han cosechado.

OZIANO: ¿Glinda, por qué ocurre la maldad?

GLINDA: Es una buena pregunta, una que mucha gente encuentra confundescente. ¿Los malvados nacen o la maldad es arrojada sobre ellos? Después de todo, ella tuvo una infancia; tuvo un padre, que resulta era el Gobernador de Munchkin Land.
Los padres de la Bruja (Frex y Melena) entran

FREX: Me voy a la asamblea, querida.

GLINDA: Tuvo una madre, como muchos tienen…

FREX: Cómo odio irme y dejarte sola

MELENA: Está bien, es sólo por una noche

FREX: Pero sabrás que estás en mi corazón mientras esté fuera de tu vista...

Frex sale. Un amante entra corriendo al cuarto.

GLINDA: Y, como todas las familias, tenían sus secretos.

AMANTE:
Toma otro trago, mi belleza de ojos negros,
me queda una noche más aquí en el pueblo,
así que toma otro trago de elixir verde
y tendremos una pequeña fiesta;
toma otro pequeño sorbo, pequeña dama, y sígueme.

El amante sale. Frex y la matrona entran. Melena se acuesta en la cama.

GLINDA: Y, claro, desde el momento en que nació, era… bueno… diferente…

MATRONA: ¡Ah! ¡Ya viene!

FREX: ¿Ahora?


MATRONA: ¡El bebé viene!

FREX: ¡Vaya!

MATRONA: ¡Veo una nariz!

FREX: ¡Veo un mechón!

AMBOS: Es un saludable, perfecto, adorable, pequeño… (gritan)

MELENA: ¿Qué? ¿Qué pasa?

MATRONA: ¿Cómo es esto?

FREX: ¿Qué significa?

MATRONA: ¡Es atroz!

FREX: ¡Es obsceno!

AMBOS: Como un sapo, una col, la bebé es anormalmente... ¡verde!

La matrona le presenta el bebé a Frex, quien la rechaza.

FREX: Llévense esa cosa... ¡llévensela!


Salen.

GLINDA: Así que, ya ven, no pudo haber sido fácil

MUNCHKINS:
¡Nadie llora al malvado!
¡Ahora, por fin, está muerta para siempre!
¡Ahora por fin hay felicidad por todo el mundo!
Y sabe la Bondad (GLINDA: Sabe la Bondad)
Sabemos lo que es la Bondad (GLINDA: Oh)
La Bondad sabe que los malvados mueren solos (GLINDA: Ella murió sola)
Lástima por aquellos (GLINDA: Lástima por aquellos)
Que rechazan la Bondad, ¡a ellos se les muestra!
Nadie llora al malvado (GLINDA: ¡Buenas noticias!)
Nadie llora al malvado (GLINDA: ¡Buenas noticias!)
Nadie llora al malvado…
Malvado…
¡Malvado!

martes, 18 de noviembre de 2008

WICKED


¿Conocen la historia de El Mago de Oz?
Recapitulemos: Una niña de Kansas llamada Dorothy es atrapada por un ciclón dentro de su casa junto con su perro, Toto. Cuando por fin aterrizan, en un lugar más allá del arcoiris, descubren que han llegado a la tierra de Oz, gobernada por un mágico Mago.
Descubren también que, por accidente, la casa ha aterrizado sobre una mujer: es la Malvada Bruja del Este, que gobernaba el país en el que han aterrizado, Munchkinland. Los Munchkins, sus habitantes, agradecen a Dorothy haberlos liberado y a la celebración se une también Glinda, una hermosa mujer que se presenta como la Bruja Buena del Norte.
La celebración es interumpida de pronto cuando hace su aparición la hermana de la difunta: la Bruja Malvada del Oeste, una mujer verde que vuela en escoba y usa un puntiagudo sombrero negro. La Bruja Malvada del Oeste reclama a Dorothy por la muerte de su hermana pero Glinda señala algo importante: las zapatillas de rubí de la Bruja Malvada del Este, que de pronto aparecen en los pies de Dorothy. Tras amenazar a Dorothy para que le devuelva los zapatos y después de que Glinda insiste a la niña que no se los quite por nada del mundo, la Malvada Bruja del Oeste se marcha.
Dorothy agradece a todos por sus atenciones y a Glinda por los zapatos, pero lo que ella desea en verdad es volver a Kansas con su tía Em y su tío Herny. Así que Glinda le indica que vaya a la Ciudad Esmeralda para pedir una audiencia con El Mágico Mago de Oz para pedirle que la ayude. Los Munchkins le indican que siga directamente el camino de baldosas amarillas, el Camino Amarillo. Dorothy se pone en camino.
En cuanto sale de Munchkinland, Dorohty se topa con un campo de maíz y en este campo encuentra a un espantapájaros que habla. Dorothy lo ayuda a bajar del poste al que está sujeto. El Espantapájaros se lamenta de que aquél que lo hizo se olvidó de ponerle un cerebro y Dorothy le propone que la acompañe a la Ciudad Esmeralda para ver al Mago. Ambos se ponen en camino.
Más adelante, a las afueras de un bosque, los viajeros se encuentran con un hombre de hojalata paralizado a un lado del camino. Cerca de él encuentran su lata de aceite y cuando lo aceitan, él comienza a moverse y les explica que estaba talando un árbol cuando empezó a llover por lo que se quedó oxidado ahí. También se lamenta de que su pecho está hueco y vacío... no tiene corazón. Dorothy le propone al Hombre de Hojalata que vaya con ellos. Continúan el camino.
Llegando a la parte más espesa del bosque, les sale al encuentro un león que los asusta. Cuando el león persigue a Toto, Dorothy se le enfrenta y el león se suelta a llorar. Resulta que el feroz león es en realidad un León Cobarde que pasa el tiempo lamentándose por no tener valor. Los amigos lo invitan a acompañarlos a la Ciudad Esmeralda. Los cuatro se ponen en camino.
Al llegar a la Ciudad Esmeralda, Dorothy muestra las zapatillas de rubí de la Bruja para conseguir su audiencia con el Mago, y los cuatro presentan sus peticiones: el Espantapájaros quiere un cerebro, el Hombre de Hojalara pide un corazón, el León desea tener valor y Dorothy le pide volver a casa. El Mago de Oz les exige cumplir con una prueba antes de otorgarles lo que han pedido: que le lleven la escoba de la Bruja Malvada del Oeste.
Los amigos se ponen en camino hacia el Castillo de Kiamo Ko, donde habita la Bruja. Antes de llegar son atacados por un ejército de monos alados, los sirvientes de la Bruja, quienes se deshacen del Espantapájaros, el Hombre de Hojalata y el León, y se llevan a Dorothy y a Toto. En el castillo, la Bruja exige a Dorothy que se quite los zapatos y cuando ella insiste en que no puede, la Bruja intenta quitárselos pero es rechazada por la magia de los zapatos. La Bruja recuerda que no puede quitárselos a Dorothy mientras esté viva, así que lanza un hechizo: cuando el tiempo se termine en un reloj de arena, el tiempo de Dorothy también se habrá acabado.
Toto, que ha logrado escapar, encuentra a los amigos de Dorothy y los guía al castillo. Los amigos logran escabullirse adentro y salvar a Dorothy e intentan escapar pero son rodeados por la Guardia de la Bruja.
La Bruja llega y amenaza a Dorothy con separarla de su perro, encerrarla para siempre y obligarla a ver morir a sus amigos. Tras decir esto, enciende su escoba con una antorcha y le prende fuego al Espantapájaros. Dorothy toma una cubeta llena de agua y apaga el fuego del Espantapájaros... salpicando también a la Bruja, que empieza a derretirse.
Una vez que la Bruja ha muerto, los amigos toman la escoba de la Bruja y se la llevan de regreso al Mago, quien ahora debe cumplir con lo que prometió...

Dejemos hasta aquí la historia más conocida del Mago de Oz. Ahora imaginemos: ¿y si las cosas no hubieran sido así? ¿Y si Dorothy sólo conociera la mitad de la historia? ¿Y si los héroes no fueran en realidad los héroes ni los villanos fueran en realidad villanos?



Tal escenario es el que plantea Wicked, el musical de Broadway (estrenado en 2004), basado en el libro homónimo de Gregory McGuire. Wicked, la historia desconocida de las Brujas de Oz, cuenta la historia detrás de la historia: cómo era Oz antes de que Dorothy aterrizara. La heroína de la historia es Elfaba, la hija del gobernador de Munchkinland, una chica que toda su vida se ha encontrado con el rechazo de aquellos que la rodean, una chica verde... La obra cuenta su historia, desde su extraño nacimiento brincando hasta sus días en la Universidad de Shiz donde estudia junto con Boq, un chico munchkin; el príncipe Fiyero de los Winkies, la bella y superficial Galinda y su propia hermana, la hermosa Nessarosa, una chica amargada atada desde siempre a una silla de ruedas.

¿Quieren saber más? Sigan estas publicaciones. Les contaré la historia de Wicked.

viernes, 17 de octubre de 2008

Sin título (se aceptan propuestas)

Hace un rato que tú estás vestido
y yo sigo acostada en la cama
y siento un no-sé-qué en el pecho y en los senos y entre las piernas
y no tengo ganas de vestirme todavía.

Me miras desde el otro cuarto y te ríes de mí (o conmigo)
de que no tengo ganas de levantarme,
de que me acurruco entre tus sábanas porque hace frío,
de que te pido que no prendas la luz todavía.

A oscuras me pongo los lentes, para ver lo que no distingo,
y me doy por vencida al fin: comienzo a vestirme deprisa
mientras me hablas de tu vida y apagas la música por fin
y me siento sin zapatos en la puerta, sin ganas de irme todavía.

Y afuera llueve y hace frío, y adentro platicamos sentados en el piso
o me enseñas lo último que has hecho
o te sientas al piano y te dejas llevar por tu música,
y por un momento siento celos de esa pasión tuya que no comprendo muy bien todavía.

Y siento unas ganas inmensas de quedarme contigo esta noche,
de dormir a tu lado por hoy,
de que no pase otra cosa que acostarme junto a ti
y cerrar los ojos y no pensar en nada todavía.

Pero la noche avanza y sé que por hoy será todo.

Como despedida me tomas de la cintura,
me besas la boca como tú bien sabes,
das un beso también a mis pechos
y de nuevo un beso en la boca,
y yo siento un no-sé-qué en el pecho y en los senos y entre las piernas...
...y siento ganas de desvestirme otra vez.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

lunes, 29 de septiembre de 2008

"¡PUEBLO, ABRE LOS OJOS!"

Éste trabajo fue realizado de manera conjunta con mis queridas amigas del Colegio de Ciencias y Humanidades Plantel Naucalpan en los meses de octubre y noviembre del año 2004. No es justo que me lleve el crédito que compartimos las cuatro. Ellas son:
Adriana Miranda Ocaña
Brenda Eirem Trejo Maruri
Jocabeht Ruiz Ruiz
¿Qué pasa en este país? ¿Acaso el daño que surgió de la violenta represión del Movimiento Estudiantil de 1968 no es suficiente? ¿Qué necesitamos para darnos cuenta del daño que nos hicieron? ¿Inteligencia? ¿Haberlo vivido en carne propia? ¿Un poco de capacidad de indignación ante la injusticia, el autoritarismo y la represión? ¿Qué se necesita para conocer y comprender la magnitud de los daños ocasionados y que tienen repercusión hasta nuestro días?
¿Hay culpables? ¿Quienes? ¿El gobierno? ¿Nosotros? ¿Nuestra economía? ¿La cercanía de las Olimpiadas? ¿Díaz Ordaz? ¿Luis Echeverría? ¿La sociedad que permitió la impunidad?
¿En qué país vivimos y viviremos? ¿En qué país vivían esos miles de manifestantes que se reunieron en Tlatelolco? ¿En qué país querían vivir aquellos que murieron la noche del 2 de octubre?
Éstas y muchas más son las preguntas hechas por más de una persona. Y todas con el fin de saber qué es lo que en verdad sucedió esa noche del 2 de octubre de 1968, una realidad de la que hay muchas preguntas y muy pocas respuestas, y éstas pocas respuestas señalan a una sola dirección: fue un crimen que se llevó a cabo por la presencia de autoritarismo y represión desde el gobierno hacia su pueblo, simplemente una matanza sin razón de ser.

LA MANO TENDIDA
Hay dos conceptos fundamentales que debemos definir antes de continuar, y que eran dos de las principales actitudes contra las que se manifestaban los estudiantes: autoritarismo y represión.
El autoritarismo se define como la actitud de quien ejerce con exceso su autoridad. La represión es, a su vez, el acto o conjunto de actos -ordinariamente desde el poder- para contener, detener o castigar con violencia actuaciones políticas o sociales.
Una vez establecidas estas aclaraciones, se entiende el hecho de que al Movimiento Estudiantil se unieran obreros, madres de familia y otros sectores de la sociedad ya que, independientemente del pliego petitorio, los estudiantes se rebelaban contra la forma autoritaria del gobierno todopoderoso. Este aspecto se ve reflejado en los coros de las manifestaciones de la época, tales como " 'MÉ-XI-CO-LI-BER-TAD', 'DIÁ-LO-GO-DIÁ-LO-GO' y 'ÚNETE-PUEBLO' " (Poniatowska, 1971)
Con las marchas se esperaba ejercer presión sobre el Gobierno, y que los medios y el mismo Gobierno reconociera que no había diálogo para intentar llevar a buen fin el Movimiento. En un discurso pronunciado el 1 de agosto de 1968, el presidente afirmó: "Hay que restablecer la paz y la tranquilidad. Una mano está tendida; los mexicanos dirán si esta mano se queda tendida en el aire", pero tal vez la mano estaba tendida hacia otro lado, porque el diálogo con las cabecillas estudiantiles jamás se dio... de hecho, ni siquiera se planteó.
Las manifestaciones siguieron, al igual que el secuestro de camiones, la 'pinta' de bardas y la toma de instalaciones. Los estudiantes estaban convencidos de que, si ejercían presión, el gobierno acabaría cediendo, pero se equivocaron. En lugar de presionar al gobierno al diálogo, lo orillaron a una medida desesperada: el uso del ejército.
Lo curioso fue que la represión de los movimientos sociales por medio del ejército no era nueva, incluso durante las rebeliones estudiantiles y sociales de los años sesenta, el ejército había intervenido para aplastar los movimientos, lográndolo en la mayoría de los casos. Resulta extraño el hecho de que los estudiantes ignoraran la posibilidad de un ataque, teniendo esos antecedentes.
Por otro lado, el carácter masivo del movimiento, donde no sólo había estudiantes, sino también obreros, profesores, médicos y otros reminiscentes de movimientos anteriores (superaba por mucho en número a todos los movimientos anteriores, incluida la huelga de ferrocarrileros) hacía imposible al ejército atacarlos abiertamente y, puesto que se trataba mayoritariamente de muchachos de entre 15 y 20 años -no de soldados ni de invasores peligrosos- no podían intervenir contra ellos, al menos no a la vista de todos y sin un motivo 'razonable'. Era, aunque implícitamente, una lucha entre un ejército armado y bien entrenado contra niños de preparatoria.
En fin, el diálogo nunca llegó, y los estudiantes sabían que no llegaría. Un sector del Comité de Lucha de la Facultad de Leyes de la UNAM encabezó en el Zócalo el grito de "¡Bocón, sal al balcón! ¿Dónde está tu mano tendida?" (Poniatowska, 1971)

"¡NO CORRAN COMPAÑEROS, ES UNA PROVOCACIÓN!"
Los estados de Sinaloa, Chihuahua y Michoacán, y la Plaza de la Constitución (Zócalo), así como la Avenida Insurgentes y el Casco de Santo Tomás, fueron escenario de marchas y mítines; sin embargo, Tlatelolco fue la culminación, la más grande manifestación del Movimiento. Pero como dice la sabiduría popular: "Todo lo que sube tiene que caer".
La tarde del 2 de octubre se reunieron en la Plaza de las Tres Culturas aproximadamente 10 mil personas, y no sólo estudiantes, sino también niños, madres de familia, obreros, trabajadores sociales, incluso vendedores ambulantes, que se presentaron ése día por diversas razones: algunos porque simpatizaban con el movimiento, otros por pura curiosidad y otros más simplemente por mera coincidencia. Eran gente común y corriente, no tropas invasoras.
El mitin comenzó aproximadamente a las 5:30 de la tarde, cuando tomaron el micrófono los cabecillas del Consejo Nacional de Huelga (CNH). Hasta ése momento la tranquilidad era visible, aunque la Policía, los tanques y el ejército mexicano (entre otras fuerzas armadas) se encontraban presentes y observaban el acto. También se notaba un ir y venir de hombres vestidos de civil con un guante o pañuelo blanco en la mano izquierda.
Hacia las seis de la tarde, helicópteros comenzaron a sobrevolar la plaza. Dice Elena Poniatowska (y otros lo repiten) que no le gustaron, parecían aves de mal agüero. Un estudiante de apellido Vega daba las últimas indicaciones, principalmente para posponer una siguiente marcha debido a la represión por medio del uso de la fuerza pública. También pedía a sus compañeros que al terminar el mitin se retiraran ordenadamente. Ordenadamente. Obviamente no planeaban un golpe de Estado como aseguraba en su paranoia Gustavo Díaz Ordaz.
Inocultablemente feo, y comparado constantemente con su predecesor López Mateos, Díaz Ordaz estaba convencido de que el Movimiento Estudiantil era un 'complot' en su contra. No estaba dispuesto a hablar de igual a igual con muchachos de entre 15 y 20 años. Ya había reprimido violentamente la huelga de los médicos de 1964, y no cedería ante las demandas de unos niños. Su respuesta fue una de las más deplorables y patéticas muestras de represión: el uso del Ejército, la Policía y el Estado Mayor Presidencial, armados para una guerra en contra de muchachos cuyo arsenal consistía en piedras, cohetones y bombas caseras.
El entonces Secretario de Defensa Nacional, General Marcelino García Barragán, describe la acción militar de esa noche como sigue:
"(...) Mi plan consistía en aprehender a los cabecillas del movimiento, sin muertos ni heridos (...) Terminamos el plan a las dos de la tarde y lo tradujimos en órdenes que se cumplieron a las 15:30 de esa tarde {la del 2 de octubre}. El Capitán Careaga estaba acantonado en los departamentos vacíos del Edificio Chihuahua, con órdenes de aprehender a Sócrates Amado Campos cuando estuviera el micrófono; el Coronel Gómez Tagle a las 3:40 del día 2 estaba con su batallón Olimpia con su dispositivo, para tapar todas las salidas del edificio Chihuahua (...) Empezó; y a la hora en que Sócrates estaba más entusiasmado hablando a la multitud, un soldado escogido por el Capitán X, jaló las piernas a Sócrates derribándolo, éste siguió hablando hasta que el Capitán se lo quitó {el micrófono}, en esos momentos comenzaron los disparos de las 5 columnas de seguridad que a las órdenes de XXX estaban apostados en las azoteas de los demás edificios esperando al ejército, quien contestó el fuego.
En los primeros tiros cayó el General Toledo, Comandante de Paracaidistas; durante el tiroteo murieron XX oficiales y XX tropa y 35 civiles muertos y XX heridos (...)
A los primeros disparos el Batallón Olimpia se replegó en las entradas del Edificio Chihuahua y aprehendió como 400 individuos entre los que se encontraron todos los cabecillas del movimiento, descabezándolo, que fue el éxito completo de mi plan (...)" (Scherer, 1999)
Esa es, por supuesto, la versión oficial de un General que se encontraba relativamente a salvo. En cambio, los manifestantes vivieron una noche muy diferente.
Después de las seis de la tarde, uno de los helicópteros que sobrevolaban la plaza dejó caer una bengala verde, una LUZ VERDE.
En ese momento se oyeron disparos, provenientes de los edificios que rodeaban la plaza: ISSSTE, 2 de abril, Revolución de 1910 y muy especialmente el Edificio Chihuahua, desde donde también gritaban los dirigentes del CNH "¡No corran compañeros, son salvas...! ¡No se vayan, no se vayan, calma!"; la multitud, aterrada, corría por todas partes, haciendo caso omiso de la petición.
¿Casualidad o causalidad? Al escuchar los disparos, el ejército (que se encontraba ahí con intenciones de controlar el orden de la manifestación y de disolver el contingente sin uso de armas o de la fuerza) respondió la agresión, buscando a los francotiradores.
Los estudiantes y los ancianos, obreros, niños y madres de familia se encontraron atrapados dentro del fuego cruzado. Las personas buscaban refugio en los edificios, escaleras, elevadores, donde fuera. Muchos cayeron heridos, agonizantes, muertos. Tlatelolco se había convertido en un infierno.
" 'Un médico, por favor, por piedad, por lo que más quieran! ¡Un médico, por Dios!'
'¡Ya basta! ¿A qué horas se va a acabar esto?'
'Hermanito, ¿qué tienes? Hermanito, contéstame...'
'¿Quién? ¿Quién ordenó esto?'
'¡Alto el fuego! ¡Alto!'
'¡Estoy herido! Llamen un médico...'
'¡Agáchate, te digo! ¡Nos van a matar!'
'¡Juanito! ¿Qué te pasa, Juanito? ¡Levántate!' " (Poniatowska, 1971. Recopilación)
Estos y otros gritos igualmente desesperados se confundían en el escándalo de la Plaza. Entre los llamados, los gritos, los llantos y las órdenes, un soldado le gritaba a uno de sus compañeros: "No tires, tírales al aire hombre. No son criminales; si son muchachos, no les tires, al aire hombre, al aire, tira al aire..."
El fuego intenso duró aproximadamente una hora, después de la cual los disparos disminuyeron. No obstante, los disparos no cesaron hasta las tres de la mañana del día siguiente. Nunca se supo con precisión el número de muertos ni heridos. Muchos estudiantes desaparecieron sin dejar rastro.
Y aunque el movimiento se extendió hasta principios de diciembre, el gobierno había logrado su meta: el movimiento estaba sofocado, murió junto con los cientos de jóvenes que tiñeron de rojo la Plaza de las Tres Culturas y que aún debían haber vivido muchos años.

¿QUÉ PASÓ?
Algo que nunca podremos comprender es ¿cómo es posible que los mismos periodistas que fueron encañonados por el Batallón Olimpia, que lo vieron cuando abrió fuego para provocar al ejército, al día siguiente escribieran que fueron los estudiantes los que comenzaron la agresión, los que abrieron fuego contra el Ejército? Es posible que fuera otra muestra de represión gubernamental, que quería hacer parecer que en realidad había salvado al país.
Otro asunto sospechoso es el hecho de que los soldados respondieran inmediatamente al fuego, cuando los documentos del Secretario de la Defensa Nacional manifiestan lo siguiente:
"El Ejército, como en todas las intervenciones anteriores, recibió las órdenes siguientes:
1. Actuar con suma prudencia al hacer contacto con las masas.
2. Si el ataque es con piedras, varillas o bombas molotov, buscar el combate cuerpo a cuerpo sin emplear bayoneta.
3. Aunque haya disparos de parte de los estudiantes, no se hará fuego hasta no tener 5 bajas causadas por bala.
4. Si atacaran con fuego aislado y sin consecuencias, contestar al aire, solamente oficiales.
5. Si la situación lo requiriera, contestar como sea necesario." (Scherer, 1999)
En el inciso 3 dice claramente 'no se hará fuego hasta no tener 5 bajas'. Entonces ¿por qué contestaron inmediatamente los soldados?
"¿Cómo es posible que el gobierno considerara un 'gravísimo peligro' a un puñado de muchachos y muchachas? Resulta ridículo sobre todo si se sabe que el gobierno cuenta con un aparato de represión poderosísimo y ejerce un control casi absoluto sobre los medios de información. ¿Qué peligro, qué 'gravísimo peligro' no puede controlar el gobierno actual? Yo creo que el único que no puede controlar es el de su propia conciencia porque si los miembros del gobierno tuvieran la razón y gobernaran como se debe gobernar no le temería a nada ni necesitaría escudarse en la fuerza ni en la injusticia para sostenerse... Además, gran parte de la población es pasiva, entonces ¿qué? ¿Qué se traen? Llevan todas las de ganar." (Poniatowska, op. cit.)
"¿Cuál es el sentido de Tlatelolco? ¿A dónde nos llevó nuestro Movimiento? ¿Estamos mejor o peor que antes? Estas interrogantes podré contestarlas dentro de 5 años." Alejandro López Ochoa, de la Facultad de Ingeniería de la UNAM. (Ídem)

CONCLUSIONES
"Pueblo, abre ya los ojos" "El PRI no dialoga, monologa" (Scherer, 1999) Y monologa con pólvora y plomo, sin importarle a quién le toque. Finalmente, lo que querían era reprimir el Movimiento, un movimiento que ya estaba llamando la atención de otros sectores poblacionales y que amenazaba a las Olimpiadas, un Movimiento que organizaba sus mitines más grandes cuando comenzaba a llegar la prensa extranjera (incluso varios periodistas extranjeros se encontraban en el edificio Chihuahua); el Estado Mayor Presidencial no se iba a detener por el hecho de que entre los asistentes de esa tarde se contaran niños inocentes o muchachos ingenuos que esperaban tomar esa 'mano tendida'.
Y en efecto, el Gobierno se salió con la suya: su crimen salió impune. La gente no lo olvidó, pero tampoco se preocupó por asegurarse de que los asesinos de la juventud mexicana pagaran por todas esas muertes. Y no nos referimos a los soldados, ni al Batallón Olimpia, sino al jefe de las Fuerzas Armadas (el Ciudadano Presidente de la República), al Secretario de Gobernación, al Secretario de Defensa, a los generales, capitanes y coroneles que dictaron las órdenes para callar todas esas voces.
¡Qué enorme diferencia entre todos esos jóvenes que murieron cruelmente en una plaza y cuyos cuerpos fueron sepultados en una fosa común, y el presidente que murió rodeado de los suyos y que fue enterrado con honores que no se merecía! ¡Qué distinto el destino del entonces Secretario de Gobernación que llegó a Presidente el siguiente sexenio y que aún vive, con el destino de los niños que no llegaron a la mayoría de edad porque cayeron bajo la lluvia de plomo del 2 de octubre!
¿Es justo eso?
Dicen las malas lenguas que aquél que no aprende de su pasado está condenado a repetirlo. ¿Queremos que la sangre que manchó Tlatelolco el 2 de octubre de 1968 se derrame otra vez para ensuciar de nuevo la Historia de México? Los que estén en contra, que levanten la mano.
"¡2 de octubre no se olvida!" pero no hay que recordarlo como un pretexto para marchar, faltar a clases y destruir propiedad ajena, hay que recordar por qué luchaban los estudiantes del Movimiento y buscar la manera de ayudar a que los ideales del Movimiento se cumplan.
"Estamos dispuestos a morir de pie antes que someternos de rodillas. ¡Viva México!" (Carlos Monsiváis, 1999)

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS
Ayala Anguiano, Armando. Historia Escencial de México. Tomo 6. ¡Extra! Contenido. México, 2004.
Guevara Niebla, Gilberto. La Democracia en la Calle. Primera Edición. Editorial Siglo XXI. México, 1988.
José Agustín. Tragicomedia Mexicana. Editorial Planeta. México, 1990.
Monsiváis, Carlos. Días de Guardar. Onceava Edición. Editorial Era. México, 1986.
Monsiváis, Carlos y Scherer García, Julio. Parte de Guerra. Tlatelolco 1968. Editorial Nuevo Siglo Aguilar. México, 1999.
Poniatowska, Elena. La Noche de Tlatelolco. Quinta Edición. Editoral Era. México, 1971.