domingo, 1 de junio de 2008

Sola yo

EPONINE:
De nuevo sola por la calle voy vagando sin un rumbo,
sin ver ni un rostro conocido ni una casa ni un amigo,
la noche llega al fin, quiero creer que él está aquí.
A veces ando sola en la noche mientras todos duermen,
pensando en él feliz me siento, él me llena el pensamiento,
descansa la ciudad y yo empiezo a vivir...

Sola yo
pretendo que le llevo en mí
y con él camino hasta el alba,
aún sin él, sus brazos me rodean,
si siento que me pierdo, él me muestra el camino.
Al llover, las calles son de plata
y la luz es bruma sobre el río,
en la noche, la Luna ilumina
su rostro con el mío para estar unidos siempre...
Pero sé que es mi imaginación,
que conmigo estoy hablando y no con él
y aunque sé que nunca me amará
aún así no lo olvidaré.
Lo amo, y al acabar la noche
él no está, el río es sólo un río,
sin él, mi mundo es como siempre:
los árboles sin hojas y yo sola entre la gente.
Lo amo mas sé que cada día
mi vida es ilusión perdida;
sin mí, el seguirá su vida
con la felicidad que yo soñé vivir con él...

Lo quiero,
lo quiero,
lo amo pero en mi soledad.

1 comentario: