domingo, 23 de noviembre de 2008

I'm not that girl / Yo no soy esa chica

ACTO UNO

ESCENA SEIS

Elfaba llega a clase del Dr. Dillamond cambiada, lo que llama la atención de Fiyero quien se sorprende de que la chica se haya 'Galindizado'. Antes de que Elfaba pueda responder, el Dr. Dillamond llega al salón para comunicarle a sus alumnos que tiene que marcharse de Shiz: sea lo que sea que las autoridades de Oz están haciendo contra los animales ha llegado ahora a la Universidad. Antes de marcharse, el Dr. Dillamond advierte a sus estudiantes que no les están contando la historia completa, que mantengan los ojos abiertos.
Mientras un par de científicos se llevan arrastrando a la Cabra, Elfaba protesta pero nadie la sigue. El suplente llega y trae consigo una novedad: una jaula. Dentro de esta jaula trae un cachorro de León, que se encuentra totalmente aterrado. Mientras los demás estudiantes observan los 'experimentos' que hace el profesor con el león, Elfaba hace algo... y todos los demás comienzan a moverse sin control, como hechizados, todos menos Fiyero.
Elfaba y Fiyero huyen del salón, llevando consigo al cachorro.

ESCENA SIETE
Una vez fuera del campus, en los bosques, Elfaba y Fiyero buscan un lugar donde liberar a salvo al León. A solas, Fiyero y Elfaba conversan por primera vez. Fiyero descubre que Elfaba defiende lo que cree y Elfaba descubre que Fiyero no es ningún idiota. Por primera vez en su despreocupada vida, Fiyero piensa en algo más que en divertirse.
Fiyero se lleva al cachorro y Elfaba se queda sola.

ELFABA: Fiyero...
Las manos se tocan, los ojos se encuentran,
súbito silencio, súbito calor,
los corazones saltan en un torbellino que marea;
él podría ser ése chico
pero yo no soy esa chica.

No sueñes muy lejos,
no pierdas de vista quién eres,
no recuerdes esa marea de alegría;
él podría ser ése chico
pero yo no soy ésa chica.

Cada cierto tiempo añoramos por robar
de la tierra de aquello-que-pudo-haber-sido,
pero eso no suaviza el dolor que sentimos
cuando la realidad vuelve.

Radiante sonrisa, perfectos miembros,
ella es triunfadora, ella lo gana a él,
dorado cabello con gentiles rizos,
esa es la chica que él escogió
y el Cielo sabe
que no soy esa chica.

Sobre un puente, bajo el cual camina Elfaba, aparecen Fiyero y Galinda caminando del brazo. A la mitad del puente se detienen y se besan.

No desees, no comiences,
desear sólo hiere al corazón;
yo no nací para la rosa y perlas...
conozco a una chica,
¡él la ama tanto...!
Ésa chica no soy yo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario