martes, 18 de noviembre de 2008

WICKED


¿Conocen la historia de El Mago de Oz?
Recapitulemos: Una niña de Kansas llamada Dorothy es atrapada por un ciclón dentro de su casa junto con su perro, Toto. Cuando por fin aterrizan, en un lugar más allá del arcoiris, descubren que han llegado a la tierra de Oz, gobernada por un mágico Mago.
Descubren también que, por accidente, la casa ha aterrizado sobre una mujer: es la Malvada Bruja del Este, que gobernaba el país en el que han aterrizado, Munchkinland. Los Munchkins, sus habitantes, agradecen a Dorothy haberlos liberado y a la celebración se une también Glinda, una hermosa mujer que se presenta como la Bruja Buena del Norte.
La celebración es interumpida de pronto cuando hace su aparición la hermana de la difunta: la Bruja Malvada del Oeste, una mujer verde que vuela en escoba y usa un puntiagudo sombrero negro. La Bruja Malvada del Oeste reclama a Dorothy por la muerte de su hermana pero Glinda señala algo importante: las zapatillas de rubí de la Bruja Malvada del Este, que de pronto aparecen en los pies de Dorothy. Tras amenazar a Dorothy para que le devuelva los zapatos y después de que Glinda insiste a la niña que no se los quite por nada del mundo, la Malvada Bruja del Oeste se marcha.
Dorothy agradece a todos por sus atenciones y a Glinda por los zapatos, pero lo que ella desea en verdad es volver a Kansas con su tía Em y su tío Herny. Así que Glinda le indica que vaya a la Ciudad Esmeralda para pedir una audiencia con El Mágico Mago de Oz para pedirle que la ayude. Los Munchkins le indican que siga directamente el camino de baldosas amarillas, el Camino Amarillo. Dorothy se pone en camino.
En cuanto sale de Munchkinland, Dorohty se topa con un campo de maíz y en este campo encuentra a un espantapájaros que habla. Dorothy lo ayuda a bajar del poste al que está sujeto. El Espantapájaros se lamenta de que aquél que lo hizo se olvidó de ponerle un cerebro y Dorothy le propone que la acompañe a la Ciudad Esmeralda para ver al Mago. Ambos se ponen en camino.
Más adelante, a las afueras de un bosque, los viajeros se encuentran con un hombre de hojalata paralizado a un lado del camino. Cerca de él encuentran su lata de aceite y cuando lo aceitan, él comienza a moverse y les explica que estaba talando un árbol cuando empezó a llover por lo que se quedó oxidado ahí. También se lamenta de que su pecho está hueco y vacío... no tiene corazón. Dorothy le propone al Hombre de Hojalata que vaya con ellos. Continúan el camino.
Llegando a la parte más espesa del bosque, les sale al encuentro un león que los asusta. Cuando el león persigue a Toto, Dorothy se le enfrenta y el león se suelta a llorar. Resulta que el feroz león es en realidad un León Cobarde que pasa el tiempo lamentándose por no tener valor. Los amigos lo invitan a acompañarlos a la Ciudad Esmeralda. Los cuatro se ponen en camino.
Al llegar a la Ciudad Esmeralda, Dorothy muestra las zapatillas de rubí de la Bruja para conseguir su audiencia con el Mago, y los cuatro presentan sus peticiones: el Espantapájaros quiere un cerebro, el Hombre de Hojalara pide un corazón, el León desea tener valor y Dorothy le pide volver a casa. El Mago de Oz les exige cumplir con una prueba antes de otorgarles lo que han pedido: que le lleven la escoba de la Bruja Malvada del Oeste.
Los amigos se ponen en camino hacia el Castillo de Kiamo Ko, donde habita la Bruja. Antes de llegar son atacados por un ejército de monos alados, los sirvientes de la Bruja, quienes se deshacen del Espantapájaros, el Hombre de Hojalata y el León, y se llevan a Dorothy y a Toto. En el castillo, la Bruja exige a Dorothy que se quite los zapatos y cuando ella insiste en que no puede, la Bruja intenta quitárselos pero es rechazada por la magia de los zapatos. La Bruja recuerda que no puede quitárselos a Dorothy mientras esté viva, así que lanza un hechizo: cuando el tiempo se termine en un reloj de arena, el tiempo de Dorothy también se habrá acabado.
Toto, que ha logrado escapar, encuentra a los amigos de Dorothy y los guía al castillo. Los amigos logran escabullirse adentro y salvar a Dorothy e intentan escapar pero son rodeados por la Guardia de la Bruja.
La Bruja llega y amenaza a Dorothy con separarla de su perro, encerrarla para siempre y obligarla a ver morir a sus amigos. Tras decir esto, enciende su escoba con una antorcha y le prende fuego al Espantapájaros. Dorothy toma una cubeta llena de agua y apaga el fuego del Espantapájaros... salpicando también a la Bruja, que empieza a derretirse.
Una vez que la Bruja ha muerto, los amigos toman la escoba de la Bruja y se la llevan de regreso al Mago, quien ahora debe cumplir con lo que prometió...

Dejemos hasta aquí la historia más conocida del Mago de Oz. Ahora imaginemos: ¿y si las cosas no hubieran sido así? ¿Y si Dorothy sólo conociera la mitad de la historia? ¿Y si los héroes no fueran en realidad los héroes ni los villanos fueran en realidad villanos?



Tal escenario es el que plantea Wicked, el musical de Broadway (estrenado en 2004), basado en el libro homónimo de Gregory McGuire. Wicked, la historia desconocida de las Brujas de Oz, cuenta la historia detrás de la historia: cómo era Oz antes de que Dorothy aterrizara. La heroína de la historia es Elfaba, la hija del gobernador de Munchkinland, una chica que toda su vida se ha encontrado con el rechazo de aquellos que la rodean, una chica verde... La obra cuenta su historia, desde su extraño nacimiento brincando hasta sus días en la Universidad de Shiz donde estudia junto con Boq, un chico munchkin; el príncipe Fiyero de los Winkies, la bella y superficial Galinda y su propia hermana, la hermosa Nessarosa, una chica amargada atada desde siempre a una silla de ruedas.

¿Quieren saber más? Sigan estas publicaciones. Les contaré la historia de Wicked.

1 comentario: