domingo, 23 de noviembre de 2008

The Wizard and I / El Mago y yo

ACTO UNO

ESCENA UNO

Tras una impresionante demostración de poderes mágicos, Elfaba ha dejado soprendida a Madame Morrible, la directora de Shiz. Así pues, Morrible decide tomar a Elfaba como alumna para su seminario de Hechicería y no tomar ningún otro alumno; lo que a su vez es un gran inconveniente para Galinda, quien asiste a Shiz con el único propósito de estudiar Hechicería bajo la tutela de Morrible.
Por primera vez en su vida Elfaba se siente motivada, y se propone dar su mejor esfuerzo para convertirse en hechicera y poder, eventualmente, conocer al Mago de Oz.

MORRIBLE: Oh, Señorita Elfaba
Muchos años he esperado
a que un don como el suyo apreciera.
¡Hasta predigo que el Mago la podría convertir en su
Gran Visir de Magia! Mi querida, mi querida,
escribiré de inmediato al Mago,
le diré de usted por adelantado;
con un talento como el suyo, querida, hay una oportunidad definitiva,
si trabaja como es debido, estará haciendo bien... (va hacia afuera)

GALINDA: Madame Morrible…

MORRIBLE: No, ahora no queridita. (sale)

GALINDA: Esto sólo me hará mejor persona. (con una sonrisa tonta sale)


ELFABA:
¿En verdad ha pasado esto? ¿En realidad entendí?
¿Esta extraña peculiaridad que he tratado de eliminar o esconder
es un talento que puede ayudarme a conocer al Mago?
Si es que hago bien, así que haré bien...

Cuando conozca al Mago,
cuando haya probado mi valor,
y entonces conoceré al Mago,
lo que he esperado desde... ¡desde que nací!
Y con toda su Mágica sabiduría,
no lo cegará mi apariencia,
¿acaso creen que el Mago es tonto?
¿o como los Munchkins, de mentalidad pequeña? ¡No!
Él me dirá: "Yo veo quién eres en verdad,
¡una chica en la que puedo confiar!"
Y así es como empezaremos, el Mago y yo.

Algunos estudiantes entran, miran a Elfaba y salen corriendo, burlándose.

Cuando esté con el Mago
toda mi vida cambiará,
pues, cuando estás con el Mago
nadie piensa que eres extraño;
ningún padre no está orgulloso de ti,
ninguna hermana actúa avergonzada,
y todo Oz debe amarte
cuando por el Mago eres aclamada.
Y de este don o maldición que tengo dentro de mí,
tal vez por fin sabré el por qué
cuando estemos mano con mano, el Mago y yo.

Y un día él me dirá: "Elfaba,
una chica que es tan superior,
¿acaso una chica que es tan buena por dentro
no debería tener un exterior que combine?
Y dado que algunos tipos, a un grado absurdo,
se sienten extrañados por tu verdosidad,
¿te parecería bien si yo te des-verdizara?"
Y, claro que eso no es importante para mí,
"Claro, ¿por qué no?" le responderé.
¡Oh, qué par seremos, el Mago y yo!
¡Sí! ¡Qué par seremos, el Mago y...!

Ilimitado, mi futuro es ilimitado
y recién tuve una visión casi como una profecía,
ya sé que suena en verdad loco,
y cierto, la visión no es clara,
pero juro que algún día habrá
¡una celebración por todo Oz que será por mí!

Y estaré ahí junto al Mago,
sintiendo cosas que jamás he sentido,
y, aunque jamás lo mostraría,
estaré tan contenta ¡que me podría... derretir!
Y será así por el resto de mi vida
¡y no querré nada más hasta que muera!
Tenida en tan alta estima,
cuando la gente me vea, gritará
por la mitad del equipo favorito de Oz:
¡el Mago y yo!


1 comentario: