sábado, 17 de enero de 2009

For Good / Para Bien

ACTO DOS

ESCENA DIEZ

Esta escena la conocemos... sólo que un poco diferente.
El Castillo de Kiamo Ko. Elfaba ha capturado a Dorothy y sólo la liberará cuando le entregue los zapatos de Nessarosa. Glinda llega para advertirle que vienen por ella y le pide que se rinda para que no la maten. Elfaba se niega al principio, pero llega uno de sus monos alados y le entrega una carta. Esperanzada, Glinda pregunta si es de Fiyero pero Elfaba le contesta que han visto a Fiyero por última vez. Tras esto, Elfaba le da la razón a Glinda y decide rendirse, sólo que planea dejar que los CazaBrujas la derritan. Glinda trata de disuadirla, diciendo que pueden limpiar su nombre, cosa que Elfaba le prohíbe pues la perseguirían a ella también.
Ha llegado, pues, el momento de que las dos amigas se despidan, esta vez para siempre.

ELFABA:
Soy limitada, sólo mírame, soy limitada,
y sólo mírate a ti, tú puedes hacer todo lo que yo no pude, Glinda...
Ten, anda. Llévate esto (le entrega la Grimería)

GLINDA: Elfie… sabes que no puedo leer esto, Elfie…

ELFABA: Entonces, tendrás que aprender.
Ahora depende de ti...
por las dos... ahora depende de ti...
Eres la única amiga que he tenido.

GLINDA: Y yo he tenido muchos amigos… pero sólo una que importara


GLINDA:
He oído decir que la gente llega a nuestras vidas por una razón,
trayendo algo que debemos aprender,
y somos guiados hacia aquellos que nos ayudan más a crecer,
si los dejamos, y nosotros los ayudamos a cambio.
Bien, yo no sé si creo que eso sea cierto
pero sé que soy quien soy ahora porque te conocí.

Como un cometa que sale de órbita cuando pasa junto al sol,
como un río que encuentra una roca en su camino por el bosque,
¿quién puede decir si he cambiado para mejor?
Pero, porque te conocí, he cambiado para bien.

ELFABA:
Podría ser que nunca nos volvamos a ver en esta vida,
así que déjame decir antes de separarnos que
mucho de mí está hecho de lo que aprendí de ti;
estarás conmigo como una huella en mi corazón.
Y ahora, sea como sea que terminen nuestras historias,
sé que has reescrito la mía por ser mi amiga…

Como una nave sacada de su curso por un viento en el mar,
como una gota de mar que un ave deja caer en el bosque,
¿quién puede decir si he cambiado para mejorar?
Pero, porque te conocí...

GLINDA: Porque te conocí…

AMBAS: He cambiado para bien

ELFABA:
Y, sólo para aclarar el panorama,
te pido perdón por las cosas que te he hecho culparme.

GLINDA: Pero supongo que hay culpa para compartir.

AMBAS: ¡Y nada de eso importa ya!

GLINDA: Como un cometa que sale de órbita

ELFABA: Como una nave sacada de su curso

GLINDA: Cuando pasa junto al sol

ELFABA: Por un viento en el mar

GLINDA: Como un río que encuentra una roca

ELFABA: Como una gota de mar que un ave

GLINDA: En su camino por el bosque

ELFABA: Deja caer en el bosque

AMBAS:
¿Quién puede decir si he cambiado para mejorar?
Yo sí creo que he cambiado para mejorar

GLINDA: Y, porque te conocí

ELFABA: Porque te conocí…

AMBAS: Porque te conocí, he cambiado para bien…

Se abrazan, llorando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario