martes, 30 de agosto de 2011

Carta con Dedicatoria

Dedicado a mis amigas embarazadas y, tardíamente, a mis amigas con hijos.

Agosto de 2011.

PARA UNA PANCITA:

Has de saber, como sólo lo saben quienes viven fuera del tiempo, que eso que los adultos llaman “estrellas” son en realidad brillantes casas de cristal que, flotando en el infinito manto celeste, sirven de habitación a hadas y ángeles por igual (pues has de saber también que las hadas son ángeles que aún no se gradúan en la escuela de la vida)

Lo que probablemente no sabes es que esas hadas sólo pueden graduarse de esa escuela y convertirse en ángeles cuando dejan de ser hadas. Así, cada cierto tiempo sale una nueva generación de hadas desde esas casas de cristal llamadas estrellas, se suben a una gota de lluvia, a una nube, a una ráfaga de viento, a un beso, y con tan extravagantes monturas vienen a la tierra a vivir y a aprender de la escuela de la vida.

Claro está que estas hadas no se lanzan al azar, ¡caray! No abandonarían la seguridad de su estrella así como así. Las hadas seleccionan con cuidado su destino, planeando por meses, años o milenios su trayectoria, a fin de aterrizar en la Tierra convertidas en aquello que previamente han seleccionado; es la elección de carrera celestial: así como los humanos eligen ser doctores, ingenieros, arquitectos y otras cosas con muchas sílabas; las hadas eligen ser flores, mares, aves o mariposas, que son palabras más bonitas y menos absurdas.

Pues ahí tienes tú a un hada pequeñita que, con toda la cautela del mundo, planeó su viaje a la Tierra. Ella había elegido ser una rosa y esa es una carrera muy complicada, pues las rosas deben ocuparse de ser flor, de ser amor, de ser perfume, de ser laberinto, de ser tallo, de ser espinas y de ser color, pues todo esto (y mucho más) engloba el ser lo que no llamamos con cualquier otro nombre más que rosa. Nuestra hada lo sabía, porque había estudiado muchos años con mucha pasión el delicado arte de ser una rosa.

Así que en una fresca mañana de finales de primavera el hada que quería ser rosa salió de su estrella, montada en el último rayo de luna, y de ahí trasbordó para tomar el primer rayo de sol. Todo iba según lo planeado, lo que no siempre es bueno, pues los planes tienen la terrible desventaja de no permitirte detenerte un momento a ver una nube bonita o saludar a un pajarito; al menos eso pareció pensar una ráfaga de viento muy traviesa que, sin previo aviso ni previa cita, dio un pequeño empujoncito al hada que quería ser rosa, con lo que provocó que perdiera el apoyo y cayera de su rayo de sol.

Esto no tiene para un hada la implicación que tiene para nosotros, pues ciertamente pueden volar, además de ser tan pequeñitas y livianas que hasta el viento que produce una carcajada las eleva. Pero también es muy cierto que nuestra hada en cuestión había descendido para convertirse en rosa, con lo que antes de salir de casa había entregado sus alas a un amor perdido para que volviera al corazón que lo extravió, así pues no tenía alas ya. Esta podría ser una historia terrible en otras circunstancias, pero nuestra hada había estudiado y había puesto mucho esfuerzo en llegar a ser rosa, así que no iba a dejar que una traviesa ráfaga de viento la alejara de su meta. ¿Qué hizo entonces nuestra hada? Se colgó de un sueño que iba pasando para aterrizar a salvo, liviana como pétalo. Pero, al mirar a su alrededor, se asustó: no había rosas por ahí.

El hada que quería ser rosa se asustó terriblemente, pues tenía poco tiempo para inscribirse a su carrera antes de que los ángeles prefectos bajaran de nuevo por ella y la obligaran a esperar un siglo más por la siguiente vuelta de exámenes para su generación. Comenzó a llorar gotas de rocío, que son lo mejor que hay para lubricar los ojos y aguzar los sentidos cuando uno está solo y perdido. Y su aguzado sentido del oído le indicó al hada que cerca de ahí alguien se reía. El hada se colgó del hilo de esa risa y lo siguió hasta su origen, encontrándose al final con una amplia sonrisa de mujer.

El hada había estudiado sobre la mujer y observó atentamente a la mujer que sonreía. No le tomó mucho darse cuenta de que estaba frente a una mamá. Las mamás, según había leído, eran la versión terrestre más cercana a los ángeles prefectos: guías, amigas, consejeras, refugios, consuelos, fuente inagotable de alegrías y besos, fuente eventual de regaños y verduritas, fuente agotable de alimento para el cuerpo y fuente inagotable de alimento para el alma.

El hada perdida estudiaba concienzudamente a esta mamá y vio que aún no era mamá, pero casi, pues llevaba su maternidad escondida en una redonda pancita. Vio también que esta mamá regalaba sonrisas, risas, cariños, apretones de manos y de vez en cuando abrazos como recurso renovable. Y es que los adultos tienden a olvidarlo cuando acceden a la adultez, pero el cariño y el amor no sólo son recursos renovables, sino también recursos mágicos, pues alguien que reparte cariño sin medirlo ni guardarlo se encuentra al final del día con que el cariño no se acabó sino que regresó multiplicado varias veces. Eso es precisamente lo que pasa, sobre todo con gente como la mamá que el hada perdida encontró.

Nuestra hada miró de arriba abajo a esta mamá, o al menos lo intentó, pues cuando su mirada pasó de la pancita al pecho vio algo que nunca había visto en todos sus años de estudio: vio un campo verde y fértil, dispuesto al cariño y al amor, a la alegría y las sonrisas, dispuesto ante todo a la vida y a lo que ella trajera; vio un altar dorado donde refulgía como un sol la ilusión y vio que de ese altar en el pecho de mamá salía una voz que decía “ven aquí, este es tu hogar”.

El hada que ya no era rosa escuchó esa voz y vio ése campo y no lo dudó. Trepó rápidamente por un rizo de los cabellos de mamá hasta el altar del pecho, que se cerró en torno a ella como un abrazo afectuoso y, una vez dentro, se quedó profundamente dormida.

Transcurrió el tiempo, como es su vocación y su costumbre, y nuestra hada se entregó de lleno a su tarea. Un buen día la mujer de la sonrisa se inclina sobre una cuna para tomar en brazos a un bebé dormido: ha entrado oficialmente en su puesto de mamá. El bebé que antes fue pancita abre los ojos en el abrazo de mamá: ha entrado oficialmente en su puesto de bebé.

¿Y el hada que quería ser rosa? Como les dije, se ha entregado de lleno a su carrera. Mamá ríe y sonríe a los ojos del bebé. Bebé mira a mamá y sonríe también y en sus mejillas se asoman dos rosados y brillantes capullos de rosa. El hada ha cumplido con su sueño.



CAPULLITO DE ROSA: No te conozco aún pero sé que tú conocerás a todos los personajes de esta carta. Mira a mamá y sonríe con ella. Reparte tu cariño y siempre encontrarás que tienes mucho más. Vive tu vida con cariño y con sonrisas y así ayudarás a que nuestra hada que hoy es rosa se convierta al final de la escuela en un ángel con alas de sueño.

jueves, 25 de agosto de 2011

Votos para un Trovador


Porque mis besos encuentran perfecto eco en el latir de tu corazón.
Porque mi cabeza se acomoda perfectamente en tu pecho.
Porque a tu lado estoy encantada, vivo habitada por un canto.

Porque no me importará dejar todo y seguirte a la luna o a una estrella o hasta el fondo del mar
Porque hemos dejado de ser "tú" y "yo" para convertirnos en "nosotros".
Porque eres el presente más bello
Porque contigo cada día y cada beso son un nuevo viaje y una nueva aventura.

Porque te quiero a ti, porque te quiero
Porque tú y yo juntos somos un continuo milagro
Porque eres el mejor regalo del presente y la mejor promesa del futuro
Porque yo no sé mañana.
Porque la pluma y el acorde se encontraron
Porque juntos somos imperfectamente perfectos.
Porque tenemos dos promesas en la puerta
Porque te amo y me amas
Porque nos amamos
Le prometo a tus ojos no traerles llanto.
Le prometo a tus manos no dejarlas ir.
Le prometo a tus labios ser motivo de besos, de sonrisas y de teamos.
Le juro a tu alma fundirla con mi alma, a tu nombre acompañarlo del mío, a tu ser el que seamos juntos.
Le digo a tu corazón que te amo.
Que te amo con cinismos, con errores, con miedos, con locuras.
Que te amaré con hijos, con esperanzas, con sueños, con hogar.
Y te amaré también con desvelos, con ojeras, con enfermedades, con canas y con arrugas.
Le aseguro al mundo que tú y yo somos, ante dios y ante nosotros, una familia, una pareja, un sólo ser, marido y mujer.

domingo, 21 de agosto de 2011

PROGRAMA DE LITERATURA GRUPO 1901

PROGRAMA DE LITERATURA GRUPO 1901.rar

Aquí les comparto el link donde pueden encontrar la mayoría de las lecturas que necesitamos para el curso de Literatura Latinoamericana del Siglo XX con el Dr. Jorge Olvera.

sábado, 13 de agosto de 2011

LOS ZURDOS UNIDOS JAMÁS SERÁN VENCIDOS

Hay muchas teorías acerca de nosotros: que si somos una raza superior, que si somos del diablo, que si somos mutantes... que si algún día dominaremos al mundo...

Esto puede ser, finalmente la lista de zurdos famosos incluye a:
Adolf Hitler
Bart Simpson
Robert Sean Leonard
Lisa Eldestein
Michael J. Fox
Ned Flanders
Harry S. Truman
Ronald Reagan
George W. Bush
Bill Clinton
Benjamin Franklin
Nelson Rockefeller
Alejandro Magno
Carlomagno
Julio César
Luis XIV
La Reina Victoria
Fidel Castro
Henry Ford
John F. Kennedy
Jack el Destripador
Ted Bundy
Lewis Carrol
Mark Twain
H.G. Wells
Kurt Cobain
Paul McCartney
Phil Collins
Jimmy Hendrix
Paul Simon
Leonardo DaVinci
Miguel Ángel
Charles Chaplin
Tom Cruise
Robert DeNiro
Fran Drescher
Mark Hamil
Jim Henson
La Rana René
Nicole Kidman
Steve McQueen
Marcel Marceau
Marilyn Monroe
Keanu Reeves
Julia Roberts
Bruce Willis
Pelé
Hugo Sánchez
Diego Armando Maradona...
ufff! Bueno, muchísimos más!

Entre las disertaciones, me encontré una muy interesante en un libro de las Crónicas Vampíricas (finalmente, aceptemos que somos siniestros)

"Según una antigua leyenda, toda persona zurda es la superviviente de una pareja de gemelos reflejos, uno de los cuales pereció en el útero" (Anne Rice, El Santuario)

Y usted... ¿qué opina?



PD: Los zurdos unidos jamás serán vencidos! XD