miércoles, 30 de abril de 2008

Original en Español

Siento un cosquilleo en el cuello
y me doy cuenta de que mi piel extraña tus labios
y ésa sensación de cuando besas
mi mano izquierda y mi hombro y mi cuello
y mis mejillas y mi frente
y mis senos
con ésa boca tuya que sabe hacerse extrañar

Siento que me arde la piel
ahí donde tus manos han estado y ya no están
en mis brazos
mi cintura mi cara
mi vientre mis muslos mi espalda
allí donde mi piel extraña el roce de tus dedos
allí donde has marcado a fuego tus huellas

Siento un vacío en los oídos
porque les falta tu voz tu risa tus susurros
tus te-amo que me roban el aliento
Siento un vacío en los ojos
porque les falta el brillo de los tuyos
y tu sonrisa y tu forma de mirarme


que me haces falta
que mi aliento tiene sed de tu aliento
y que mi cuerpo extraña tu cuerpo
- con locura dulce y casi dolorosa -
que voy a seguirte extrañando
hasta que el mundo caiga en su lugar
y mis labios encuentren tu boca
y tus brazos mi cuerpo
y mis ojos los tuyos
para entonces volver a perdernos
el uno dentro del otro.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Si alguien habla bien el italiano, se imploran correcciones

Sento il solletico al mio collo
e rendo in conto che la mia pelle manca di tuoi labbra
e di quella sensazione quando baci
la mia mano sinistra e la mia spalla e il mio collo
e la mia guancia e la mia fronte
e i miei seni
con quella bocca tua che sappe far sentire la mancanza


Sento il ardore alla mia pelle
lì dove tuoi mani hanno stato e non stanno più
ai miei bracci
la mia vita la mia faccia
il mio ventre i miei coscie la mia schiena
lì dove la mia pelle manchia di sfiore di tuoi dite
lì dove hai marcato in fuoco tuoi impronta


Sento il vuoto agli orecchi
perche manche di la tua voce il tuo riso i tuoi sussurri
i tuoi t'amo che mi rubano l'alito
Sento il vuoto agli occhi
perche manche di la lucentezza di tuoi occhi
e il tuo sorriso e il tuo modo di guardarmi


Io so
che mi manchi molto
che il mio alito ha sete d'il tuo alito
e che il mio corpo sente la mancanza d'il tuo corpo
- alla follia dolce e quasi dolorosa -
che io seguirò mancando a te
finché il mondo cadere al suo luogo
e miei labbra trovano la tua bocca
e i tuoi bracci il mio corpo
e i miei occhi i tuoi
per allora tornare a essere perduti
l'un nel l'altro.

miércoles, 23 de abril de 2008

PENSE À MOI

CHRISTINE:
Pense à moi,
pense à nous deux après nos au revoir,
ne m'oublies pas
ô que tu ailles, promets-le-moi c'es soir;
quand l'instant te semèra venu
de regagner ta liberté,
glisse-moi de temps à autre
la dans te pensèe...

Oh, non jamais nous n'avons cru l'amour
irreprochable et infinit,
mais un jour si tu t'eloignes
pense à moi aussi;
pense au temps on tout semblaint facile,
dis-toi qu'après la pluie demain jubile!
Pense à moi
qui me reveille si seule et sans espoir,
qui rêve et prie
qu'enfin le temps te arrâche a ma memoire;
revis c'es jours, repense a c'es instants,
les petit riens semblaint si deux,
il ne serà pas un jour
sans que je pense à nous.

RAOUL:
C'est onuï? Ne c'est pas Christine? Bravo!
Tu n'est plus la gamine un peu gauche
que j'ai connu un jour lointaine,
te souvendrais tu de tout?
Car moi je n'oublie rien...

CHRISTINE:
Fleur et fruits,
nous deux qu'un temps ici,
le grand élans ne durent pas,
mais, veux-tu me le promettre?
Pense aussi ...à moi!

SILENCIO

11: 54 p.m.
Viajo sola en la carretera. No se oye ni un sonido.
El silencio me vuelve loca, no lo soporto Estoy tan acostumbrada al ruido que el silencio me produce una inmensa sensación de vacío.
Prendo la radio en busca de un poco de ruido. Nada, sólo interferencias. ¿Qué hacer? ¿Cómo llenar éste vacío?
Se me ocurre tararear una canción. Al principio funciona, pero después de un rato no acude ninguna a mis labios. Y de nuevo quedo en silencio.
Tamborileo el volante con los dedos y no funciona. Abro la ventana pero en esta noche no se escucha ni el silbido del viento. Hasta los grillos se han olvidado de cantar.
Incluso el maldito motor va silencioso, como si todo el mundo se hubiera confabulado para negarme el sonido. Es imposible intentar con el claxon: nunca ha servido.
Es entonces cuando llega la idea. Veo la solución. ¡Claro! ¿Cómo es posible que no lo viera antes? ¡Es tan simple!
Llevo una pistola en la guantera. Al abrirla no hace ruido. No importa, ya encontré la solución al silencio.
Me detengo a la orilla de la carretera. Cuando corto cartucho se oye un ¡clic! Por fin un poco de ruido. Me la acerco a la sien. Así, cuando se oiga la explosión podré escucharla bien. Bueno, uno… dos… tres… ¡Clic! ¡Bang!
12:00 a.m.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.