lunes, 19 de enero de 2009

No one mourns the wicked / Nadie llora al malvado

ACTO DOS

ESCENA DIEZ

Elfaba ordena a Glinda que se esconda y ella misma se mete tras una cortina. Glinda observa toda la acción en la pantalla que hace la cortina: los CazaBrujas llegan, rodean a la Bruja y le lanzan agua, Elfaba grita horriblemente y se derrite, los CazaBrujas se va, jubilosos. Chistery aparece y abre la cortina, donde sólo quedan el sombrero de Elfaba y la pequeña botella verde. Glinda recoge el sombrero y llora la muerte de su amiga, el Mono Chistery la llama y le entrega la botella también.


ESCENA ONCE
En el Palacio del Mago, el gobernante se muestra angustiado a pesar del ambiente de celebración. Madame Morrible intenta animarlo pero Glinda llega, sosteniendo la botellita de Elfaba, la cual le muestra al Mago, recordándole que la única botella como ésa que ha visto en Oz la tenía él. El Mago se da cuenta entonces que aquella mujer, la bella Melena, que fue su amante años antes, fue también la madre de Elfaba... y que tal vez la chica verde haya sido su hija.
Glinda ordena al Mago que abandone Oz y se enfrenta entonces a Madame Morrible. Glinda sabe bien que el clima "es la especialidad" de Madame Morrible y ordena que la arresten como responsable por la muerte de Nessarosa.


FINAL
Volvemos a donde empezamos. La Bruja Malvada del Oeste ha muerto, los Ozianos festejan y Glinda lo observa desde las alturas. Pero ahora sabemos la verdadera historia.




OZIANOS:
¡Buenas noticias! ¡Ha muerto!
La Bruja Malvada del Oeste está muerta,
la más malvada bruja que hubo jamás,
la enemiga de todos nosotros en Oz ¡está muerta!
¡Buenas noticias! ¡Buenas noticias!

El Espantapájaros (Fiyero) entra. Se agacha y toca en una trampilla en el piso.

FIYERO: ¡Funcionó!

Abre la puerta y Elfaba sube

ELFABA: ¡Fiyero! Creí que nunca llegarías.

Se abrazan. Cuando se separan, Elfaba toca la cara de paja de él

FIYERO: Está bien, tócala, no importa. Ah, hiciste lo mejor que se pudo. Me salvaste la vida.

ELFABA: Aún eres muy guapo.

FIYERO: No tienes que mentirme.

ELFABA: No es mentir… es ver las cosas de diferente manera.

OZIANOS:
Nadie llora al malvado,
ahora por fin está muerta para siempre
¡ahora, por fin, hay alegría por toda la tierra!

GLINDA: Compatriotas Ozianos, amigos míos. Hemos pasado por tiempos difíciles. Vendrán otros tiempos y otras cosas que nos asustarán. Pero si me dejan, me gustaría intentar ayudar. Me gustaría intentar ser… Glinda la Buena.

OZIANOS: ¡Buenas noticias!

FIYERO: Es hora de irnos

ELFABA: ¿Nunca podremos volver a Oz, verdad?

FIYERO: No

ELFABA: Sólo desearía…

FIYERO: ¿Qué?

ELFABA: Glinda debería saber que estamos vivos

FIYERO: No puede saberlo, no si queremos estar a salvo. Nadie puede saber jamás.

OZIANOS: Buenas noticias...

FIYERO: Vamos…

GLINDA: ¿Quién puede decir si he cambiado para mejorar? Pero…

ELFABA & GLINDA: Porque te conocí…

OZIANOS: Nadie llora al malvado…

GLINDA: Porque te conocí…

ELFABA & GLINDA: He cambiado…

Fiyero y Elfaba salen a través del reloj

OZIANOS:
¡Nadie llora al mavado!
Malvado...
¡Malvado!

sábado, 17 de enero de 2009

For Good / Para Bien

ACTO DOS

ESCENA DIEZ

Esta escena la conocemos... sólo que un poco diferente.
El Castillo de Kiamo Ko. Elfaba ha capturado a Dorothy y sólo la liberará cuando le entregue los zapatos de Nessarosa. Glinda llega para advertirle que vienen por ella y le pide que se rinda para que no la maten. Elfaba se niega al principio, pero llega uno de sus monos alados y le entrega una carta. Esperanzada, Glinda pregunta si es de Fiyero pero Elfaba le contesta que han visto a Fiyero por última vez. Tras esto, Elfaba le da la razón a Glinda y decide rendirse, sólo que planea dejar que los CazaBrujas la derritan. Glinda trata de disuadirla, diciendo que pueden limpiar su nombre, cosa que Elfaba le prohíbe pues la perseguirían a ella también.
Ha llegado, pues, el momento de que las dos amigas se despidan, esta vez para siempre.

ELFABA:
Soy limitada, sólo mírame, soy limitada,
y sólo mírate a ti, tú puedes hacer todo lo que yo no pude, Glinda...
Ten, anda. Llévate esto (le entrega la Grimería)

GLINDA: Elfie… sabes que no puedo leer esto, Elfie…

ELFABA: Entonces, tendrás que aprender.
Ahora depende de ti...
por las dos... ahora depende de ti...
Eres la única amiga que he tenido.

GLINDA: Y yo he tenido muchos amigos… pero sólo una que importara


GLINDA:
He oído decir que la gente llega a nuestras vidas por una razón,
trayendo algo que debemos aprender,
y somos guiados hacia aquellos que nos ayudan más a crecer,
si los dejamos, y nosotros los ayudamos a cambio.
Bien, yo no sé si creo que eso sea cierto
pero sé que soy quien soy ahora porque te conocí.

Como un cometa que sale de órbita cuando pasa junto al sol,
como un río que encuentra una roca en su camino por el bosque,
¿quién puede decir si he cambiado para mejor?
Pero, porque te conocí, he cambiado para bien.

ELFABA:
Podría ser que nunca nos volvamos a ver en esta vida,
así que déjame decir antes de separarnos que
mucho de mí está hecho de lo que aprendí de ti;
estarás conmigo como una huella en mi corazón.
Y ahora, sea como sea que terminen nuestras historias,
sé que has reescrito la mía por ser mi amiga…

Como una nave sacada de su curso por un viento en el mar,
como una gota de mar que un ave deja caer en el bosque,
¿quién puede decir si he cambiado para mejorar?
Pero, porque te conocí...

GLINDA: Porque te conocí…

AMBAS: He cambiado para bien

ELFABA:
Y, sólo para aclarar el panorama,
te pido perdón por las cosas que te he hecho culparme.

GLINDA: Pero supongo que hay culpa para compartir.

AMBAS: ¡Y nada de eso importa ya!

GLINDA: Como un cometa que sale de órbita

ELFABA: Como una nave sacada de su curso

GLINDA: Cuando pasa junto al sol

ELFABA: Por un viento en el mar

GLINDA: Como un río que encuentra una roca

ELFABA: Como una gota de mar que un ave

GLINDA: En su camino por el bosque

ELFABA: Deja caer en el bosque

AMBAS:
¿Quién puede decir si he cambiado para mejorar?
Yo sí creo que he cambiado para mejorar

GLINDA: Y, porque te conocí

ELFABA: Porque te conocí…

AMBAS: Porque te conocí, he cambiado para bien…

Se abrazan, llorando.

viernes, 16 de enero de 2009

March of the Witch Hunters / La Marcha de los CazaBrujas

ACTO DOS

ESCENA NUEVE


En esta escena nos encontramos con los tres amigos de Dorothy que ya conocíamos de la historia tradicional de 'El Mago de Oz': el Espantapájaros, el Hombre de Hojalata y el León Cobarde.
Los ozianos se han reunido en Ciudad Esmeralda para darle caza a la Bruja Malvada del Oeste. Encabezados por el Hombre de Hojalata y con la bendición de Madame Morrible, marchan hacia Kiamo Ko.

OZIANOS: ¡Vayan y cácenla y encuéntrenla y mátenla!

MUJER: ¡Buena suerte, CazaBrujas!

OZIANOS: ¡Vayan y cácenla y encuéntrenla y mátenla!

ANCIANO: ¡Maten a la Bruja!

OZIANOS:
La maldad debe ser castigada,
el mal eliminado efectivamente,
la maldad debe ser catigada,
¡maten a la Bruja!

BOQ (HOMBRE DE HOJALATA): Y esto es más que sólo un servicio al Mago, yo tengo una cuenta personal que arreglar con Elf... ¡con la Bruja! (la multitud aplaude)
Es por su culpa que estoy hecho de hojalata,
su hechizo lo provocó,
así que, por única ocasión, me alegra no tener corazón,
¡no tendré corazón cuando la mate!
Y no soy el único. (mira afuera) ¡Oh, vamos, tú! Sal y cuéntales lo que te hizo en clase ése día. De cómo tú eras sólo un cachorró y ella te cachorro-raptó.

LEÓN: (fuera) ¡No!

BOQ:
Ya ven, el León también tiene una deuda que cobrar (el León ruge desde afuera)
si lo hubiera dejado defenderse cuando era joven,
¡no sería un cobarde el día de hoy!

GLINDA: No, ¡no es así como pasó! (a Morrible) Madame, debe detener esto, ¡ha ido muy lejos!

MORRIBLE: Oh, creo que Elfaba puede cuidarse sola

GLINDA: Madame, hay algo que me inquieta sobre Nesarossa y aquél tornado…

MORRIBLE: Oh, sí… pues, supongo que le había llegado la hora.

GLINDA: ¿Fue eso? ¿O fue que usted…?

MORRIBLE: (pausa) Ahora, escúchame, señorita, tal vez engañaste a todo Oz con esa carita de ‘qué buena soy’, pero sabes la verdad. Haz deseado esto desde el comienzo… y ahora por fin recibes lo que querías. Así que ¡sonríe y saluda y cierra la boca! (a los Ozianos) ¡Buena suerte, CazaBrujas!

HOMBRE: ¡Mátenla!

ANCIANA: ¡Maten a la Bruja!

OZIANOS:
¡La maldad debe ser castigada!
Valientes CazaBrujas, me les uniría si pudiera
porque la maldad debe ser catigada...
castigada... castigada... ¡pero bien!

El contingente avanza. Un poco rezagado, se puede ver al Espantapájaros, quien se encuentra con un mono alado y le entrega un sobre. Sale.

miércoles, 14 de enero de 2009

No good deed / Ninguna buena acción

ACTO DOS

ESCENA SEIS


Elfaba y Fiyero están juntos en el bosque. De pronto, Elfaba se inquieta, comienza a escuchar gritos lejanos y a ver señales de tormenta en el cielo. De alguna manera, sabe que su hermana está en peligro, y decide ir hacia ella. Fiyero quiere acompañarla, pero Elfaba le advierte que sería demasiado peligroso. Él le indica que se encuentren en el Castillo de Kiamo Ko, es de su familia pero está deshabitado. Ella acepta y vuela hacia Munchkinland.




ESCENA SIETE

En Munchkinland el escenario es desolador para Elfaba: una casa ha aterrizado sobre su hermana, la Bruja Malvada del Este. En ese momento, Glinda se despide de los habitantes de la casita, una niña y su perro, a quienes ha mandado a la Ciudad Esmeralda a ver al Mago. Cuando se encuentra con Elfaba, su primer impulso es irse, pero Elfaba la detiene para relcamarle las zapatillas de rubí de Nessarosa. Glinda le dice que se los ha dado a Dorothy, la niña de la casa, y esto desata la ira de Elfaba.
Las viejas amigas discuten y comienzan a pelear, pero la disputa es interumpida por los guardias del Mago, quienes atrapan a Elfaba. En ese momento, Fiyero llega al rescate y amenaza a Glinda para que los guardias liberen a Elfaba. Una vez que la chica verde ha huido, Fiyero libera a Glinda pero los guardias lo atrapan a él y lo condenan a ser colgado de una estaca en el campo de maíz hasta que diga hacia dónde ha huido la Bruja.
Glinda está horrorizada por lo que ha pasado e intenta defenderlo, pero es inútil.




ESCENA OCHO

Elfaba está aterrada por Fiyero y, desesperada, conjura un hechizo desde Kiamo Ko en un intento por salvar al hombre que ama.

ELFABA: (un grito desolado) ¡Fiyero!

(leyendo la Grimería)

Eleka nahmen nahmen atum atum eleka nahmen…
Eleka nahmen nahmen atum atum eleka nahmen…

Que su carne no sea cortada, que su sangre no deje mancha,
aunque lo golpeen, que no sienta dolor.
Que sus huesos nunca se rompan
y por mucho que intenten destruirlo
que nunca muera, ¡que nunca muera…!

Eleka nahmen nahmen atum atum eleka nahmen…
Eleka nahmen nahmen atum atum eleka... eleka...

¡Ah! ¿De qué sirve esta letanía? ¡Ni siquiera sé qué estoy leyendo!
¡Ni siquiera sé qué hechizo debo intentar!
Fiyero, ¿dónde estás? ¿Ya estás muerto o sangrando?
¡Un desastre más que agregar a mi lista de generosidad!

Ninguna buena obra queda impune,
ningún acto de caridad queda sin resentimiento.
Ninguna buena obra queda impune, ése es mi nuevo credo.
¡Mi camino de buenas intenciones llegó adonde tales caminos llevan siempre!
¡Ninguna buena obra queda impune...!

Nessa…
Doctor Dillamond…
Fiyero…
¡Fiyero!

Una pregunta acosa y hiere,
mucho, mucho para mencionarla,
¿en verdad buscaba el bien
o sólo buscaba atención?
¿Es eso lo que toda buena obra es
cuando se le mira con ojo crítico?
Si eso es lo que toda buena obra es,
tal vez sea esa la razón de que

ninguna buena obra queda impune,
todos los impulsos caritativos deberían ser expurgados.
Ninguna buena obra queda impune;
claro, mi intención era buena,
¡pues miren lo que hacen las buenas intenciones!

¡Muy bien! ¡Suficiente! ¡Que así sea! Que así sea entonces...
De acuerdo con todo Oz, ¡soy malvada hoy y siempre!
Como no pude lograr, Fiyero, salvarte a ti,
prometo que ninguna buena acción intentaré hacer jamás,
¡nunca jamás!

¡Ninguna buena acción volveré a hacer jamás!


lunes, 12 de enero de 2009

As long as you're mine / Mientras seas mío

ACTO DOS

ESCENA CINCO

Elfaba y Fiyero están solos en un bosque. Es de noche.

ELFABA:
Bésame muy fieramente, abrázame muy fuerte,
necesito ayuda para creer que estás conmigo esta noche.
Mis sueño más locos no podían prever
estar aquí a tu lado, contigo queriéndome.

Y sólo por este momento,
mientras seas mío,
pierdo toda resistencia
y cruzo alguna frontera
y si resulta que termina demasiado rápido
haré que cada último momento dure.
Mientras seas mío.

FIYERO:
Tal vez soy descerebrado, tal vez soy sabio
pero tú lograste que viera con distintos ojos,
de alguna manera he caído bajo tu hechizo
y de alguna manera ¡siento que es bueno que haya caído!

AMBOS:
Y cada momento,
mientras seas mío/mía,
despierto a mi cuerpo
y compenso el tiempo perdido.

FIYERO:
Dicen que no hay futuro
para nosotros como pareja...

AMBOS:
Y aunque tal vez lo sepa ¡no me importa!

Sólo por este momento,
mientras seas mío/mía,
seré quien tú quieras
y veré lo mucho que brillamos;
toma prestada a la luna
hasta que termine...
y sabrás que estaré ahí abrazándote.

Mientras seas mío/mía...

FIYERO: ¿Qué pasa?

ELFABA: Es sólo que... por primera vez... me siento... ¡malvada! (se besan)

jueves, 8 de enero de 2009

I'm not that girl / No soy ésa chica

ACTO DOS
ESCENA TRES


Cuando descubre al Dr. Dillamond prisionero del Mago e incapaz de hablar, Elfaba jura que peleará contra el Mago hasta el día de su muerte. El Mago llama a sus guardias, que entran corriendo a la sala, comandados por Fiyero. Elfaba lo reconoce y trata de llamar su atención, pero él parece dispuesto a combatirla... así que manda a todos su guardias por agua para 'derretir' a la Bruja.
Una vez que se han quedado solos, Fiyero saca de su escondite al Mago y urge a Elfaba a que escape, él liberará después al Dr. Dillamond. Ella no lo puede creer, Fiyero ha cambiado mucho desde la última vez que lo vio. Pero, antes de que Elfaba pueda huir, Glinda aparece en la escena complicando las cosas. Fiyero decide entonces huir junto con Elfaba, la chica de la que se enamoró aquella tarde en el bosque y a la que ha amado desde entonces.
Glinda no lo puede creer. Cuando el Mago y Morrible discuten sobre cómo atrapar a Elfaba, Glinda propone que hagan correr el rumor de que Nessarosa está en problemas, Elfaba seguramente correrá a ayudar a su hermana. Sin embargo, tanto el Mago como Morrible saben que Elfaba es demasiado lista como para dejarse engañar por un rumor, atraparla requerirá algo más... drástico.
Glinda está, por primera vez en su vida, sola.

GLINDA:
No sueñes, no comiences,
desear sólo hiere al corazón...

Hay una chica que conozco,
él la ama tanto...
Ésa chica... no soy yo...

Wonderful / Maravilloso

ACTO DOS

ESCENA TRES


En el Palacio del Mago se está realizando el baile de compromiso de Glinda y Fiyero. Morrible está ahí, junto con una multitud de Ozianos. Glinda está radiante de felicidad pero Fiyero se ve un poco pensativo.
Mientras tanto, en la sala del trono del Mago, no hay nadie. Elfaba entra por una ventana, dispuesta a enfrentar al Mago y liberar a los monos que hechizó tiempo atrás.
El Mago le sale al paso, pero no parece tener intención de detenerla. Todo lo contrario.

MAGO: Oh, querida niña…
Yo nunca pedí esto
ni lo planeé con alevosía,
yo simplemente fui volado aquí
por los vientos del azar,
nunca me vi a mí mismo
como a Salomón o Sócrates,
yo sabía quién era yo,
uno de esos mediocres del montón.
Entonces, de pronto estoy aquí,
respetado, hasta idolatrado
sólo porque las persona de Oz
necesitaban a alguien en quién creer.
¿Te sorprende que me enganchara y demasiado rápido?
¿Qué puedo decir? Me dejé llevar
y no sólo por el globo…

Maravilloso,
me llamaban maravilloso,
así que dije 'Maravilloso,
ya que insisten
seré maravilloso'
y ellos dijeron 'Maravilloso'.
Créeme, es difícil de resistir
porque se siente maravilloso,
ellos creen que soy maravilloso;
¡ey, vean quién es maravilloso!
¡Este chico del maíz!
Que dijo que podría ser lindo
construir un pueblo verde
¡y un maravilloso camino amarillo!
Verás, nunca tuve mi propia familia porque siempre estaba viajando, y supongo que sólo quería dar a los ciudadanos de Oz todo.

ELFABA: ¿Así que les mentiste?

MAGO: Sólo verbalmente. Además, eran mentiras que querían oír. Elfaba, de donde yo vengo, creemos muchas cosas que no son ciertas... le llamamos Historia.
Un hombre se llama traidor o liberador,
un rico es ladrón o filántropo,
uno es un cruzado o invasor despiadado;
todo está en cuál es la versión que puede sobrevivir.
Hay escasos individuos con ambigüedades morales,
así que actuamos como si no existieran...

Me llaman maravilloso,
así que soy maravilloso,
de hecho, ¡es tan cierto que lo soy
que es parte de mi nombre!
Y, con mi ayuda, tú puedes ser igual…

Por fin, al fin, recibe tu recompensa muy atrasada, Elfaba,
los más celebrados son los rehabilitados;
¡habrá tal alboroto!
Una celebración por todo Oz, ¡y que será por ti!

Maravillosa,
te llamarán 'Maravillosa’

ELFABA: ¡La verdad, suena maravilloso!

MAGO: Créme, ¡está muy bien!

AMBOS:
Cuando eres maravilloso,
sería maravilloso;
maravilloso, maravilloso...

MAGO: Uno, dos y…

Bailan

ELFABA: Aceptaré su proposición

MAGO: ¡Maravilloso!

ELFABA: Con una condición

MAGO: ¿Sí?

ELFABA: Libera a esos Monos

MAGO: Hecho

Jala una palanca en la gran cabeza y los Monos son liberados. Vuelan por el escenario y salen.

ELFABA: ¡Vayan! ¡Vuelen! ¡Son libres! ¡Chistery! Chistery, eres libre, ¿no es maravilloso? ¡Ve, vuela! (se acerca a liberar a otro ‘Mono’ cubierto con una sábana)

MAGO: ¡No! ¡No! ¡Por favor!

Ella jala la sábana, decubriendo al Doctor Dillamond.